Imagen de archivo de dos enfermeras en el Valle de Agaete acudiendo a una vacunación a domicilio. / C7

Canarias administra a partir de mañana la cuarta dosis contra la covid en residencias de ancianos

Sanidad inoculará los nuevos sueros adaptados a la variante omicron a 100.000 personas de más de 80 años y a residentes en centros de mayores

Carmen Delia Aranda
CARMEN DELIA ARANDA Las Palmas de Gran Canaria

Los equipos de Atención Primaria movilizados durante la vacunación contra la covid se reactivan nuevamente en Canarias para acometer la campaña vacunal de otoño con la que se protegerá a la población con sueros adaptados a la variante omicron. Las nuevas vacunas modificadas de las firmas Pfizer y Moderna son la principal novedad de una campaña que se abrirá este lunes en las residencias de mayores y en los centros sociosanitarios para discapacitados de Canarias.

«La vacunación empieza mañana. El Ministerio de Sanidad en la estrategia nacional de vacunación lo que nos ha marcado es iniciarla en los más vulnerables, es decir residentes en centros de mayores y de discapacitados y mayores de 80 años», explica la coordinadora de la vacunación en Canarias, Begoña Reyero.

Inicialmente la prioridad es administrar la nueva vacuna a los 7.236 residentes en centros de mayores, además de a las personas discapacitadas internas en centros sociosanitarios. Una tarea que se prevé hacer durante un periodo de unos diez días.

Simultáneamente, los equipos de Atención Primaria empezarán la captación activa de mayores de 80 años, es decir, comenzarán a citarlos por teléfono para recibir la nueva fórmula contra las nuevas variantes. «En el transcurso de dos semanas, se abrirá la opción de que sean los mayores de 80 años los que llamen para solicitar cita», dice Reyero.

La primera fase de la campaña vacunal contra la covid de otoño tiene una población diana de cerca de 100.000 personas, entre personas de 80 o más años y residentes en centros de mayores. «En Tenerife, están dentro de este grupo diana unas 47.000 personas, en Gran Canaria, unas 39.000 personas; en Lanzarote, 4.500, en La Palma, alrededor de 5.600; en Fuerteventura, 2.400 ; en La Gomera, 600 y en El Hierro, 750 personas», explica la coordinadora del plan de vacunación contra la covid en Canarias.

Una vez se dé cobertura vacunal esta población, se proseguirá la administración a otros grupos hasta lograr reforzar la protección contra la covid en los colectivos más expuestos o vulnerables al virus, además de a toda la población mayor de 60 años.

Tras las personas de 80 años o más y los residentes en centros de mayores o discapacitados, llegará el momento de vacunar al personal sanitario o sociosanitario y a las personas que presenten condiciones de riesgo.

Cambios

Luego, se habilitará un sistema de citación para vacunar gradualmente a quienes tienen entre 80 y 60 años, indica Reyero.

«La definición de los grupos es distinta. La base fundamental para definirlos es en función de la vulnerabilidad y los colectivos más expuestos», señala la enfermera.

Los efectivos destinados por las gerencias de Atención Primaria a cada etapa de la campaña se ajustarán a las necesidades y al número de citas concertadas, por eso su número variará semanalmente en función de las necesidades. «Nos adecuaremos a la demanda de la gente», comenta la coordinadora del plan.

Razones para vacunarse

En cuanto a las motivaciones para participar en esta nueva campaña vacunal, Reyero ofrece tres razones claras: la primera, «el padecimiento de la infección no garantiza la protección; la segunda, que las vacunas anteriores eran eficaces contra variantes del Sars-Cov-2 que ya apenas circulan; y, por último, que haberse vacunado y haber pasado la infección no garantiza la durabilidad de la protección, por lo que «para obtener una inmunidad más robusta y aumentar los títulos de anticuerpos hay que vacunarse», recalca.

Quienes hayan superado recientemente la infección deberán dejar un margen de entre tres y cinco meses para poderse vacunar. En el caso de los mayores de 80 años, el intervalo de tiempo entre la infección y la vacunación es de tres meses; para los menores de 80 años, de cinco meses.

Gracias a la experiencia previa, la campaña será más sencilla. «A nivel logístico y de manejo de la vacuna, está todo aprendido», asegura satisfecha.