Las ambulancias del transporte no urgente redujeron un 21% su actividad

La actividad de este servicio se vio afectada por el impacto de la pandemia lo que obligó a rebajar el número de usuarios por vehículo y a la suspensión temporal de tratamientos no vitales durante el estado de alarma

EFE Santa Cruz de Tenerife

El transporte sanitario no urgente ha gestionado el traslado de casi 367.242 pacientes y coordinado un total de 677.102 servicios durante el pasado año, lo que supone una reducción del 21% de su actividad debido a la pandemia.

Esto incluye los traslados de los pacientes del domicilio a centros sanitarios y su regreso, tanto en el caso de tratamientos prolongados de rehabilitación, radioterapia, diálisis y desplazamientos a Hospital de Día, como para consultas médicas, pruebas diagnósticas puntuales y las altas de centros sanitarios, ha informado este jueves la Consejería de Sanidad.

La actividad de este servicio en 2020 se redujo en un 21% debido al impacto de la pandemia por la covid-19 y el cumplimiento de las medidas de seguridad y protección establecidas, que obligaron a la reducción en el número de usuarios por vehículo y a la suspensión temporal de tratamientos no vitales durante el estado de alarma.

Esta priorización de los servicios también afectó a la tipología de pacientes trasladados, siendo los más numerosos los servicios para tratamiento de hemodiálisis, con un 43%.

Ya en segundo lugar figuran los pacientes de rehabilitación, con casi el 40%, mientras que el 5,7% hizo uso del servicio para acudir a consultas programadas y el 5,5% necesitaron este transporte tras recibir el alta, tanto en planta hospitalaria como en los servicios de urgencias.

En menor porcentaje se encuentran los traslados de pacientes a Hospitales de Día, o los que se llevan a cabo para la realización de pruebas diagnósticas y sesiones de radioterapia o quimioterapia, entre otros.

De los 677.102 servicios realizados en 2020, el 93% de ellos corresponden a traslados programados, que son aquellos que se solicitan a la Mesa de Transporte Sanitario No Urgente con al menos doce horas de antelación, mientras que el 7% restante son servicios diferidos, o lo que es lo mismo, traslados que se comunican para su realización según el margen de demora que establece la instrucción del SCS, como es el caso de las altas médicas.

En relación a la actividad por provincias, la Mesa del Transporte Sanitario No Urgente (MTSNU) gestionó en Santa Cruz de Tenerife 349.320 servicios, lo que supone el 52%, mientras que en Las Palmas se realizaron 327.782 servicios, el 48% del total.

Para gestionar estos servicios se cuenta con una flota de 258 recursos distribuidos por todo el archipiélago que se hace cargo de los traslados solicitados por los facultativos del Servicio Canario de Salud (SCS), una vez valorada la situación clínica o a la imposibilidad física del paciente para hacer uso de medios ordinarios de transporte, según los criterios establecidos en la Instrucción 7/98 del Servicio Canario de la Salud.

Estos recursos se coordinan de forma independiente a las urgencias o emergencias, que se solicitan directamente al Servicio de Urgencias Canario (SUC) mediante una llamada al 1-1-2.