Alineadores invisibles para la sonrisa perfecta

La incorporación de nuevas tecnologías y el aumento de pacientes adultos han revolucionado el mercado de la ortodoncia ofreciendo nuevos sistemas basados en la comodidad y en la estética, siendo el más conocido de todos el denominado Invisalign.

Si hacemos un poco de historia, solo hace falta ver una gran película de Hollywood que tenga más de veinte años de antigüedad para comprobar que nuestro concepto de una dentadura blanca y alineada ha cambiado radicalmente. Antes, da igual de la estrella de Hollywood que nombremos, tenían los dientes irregulares, más bien amarillentos por el tabaco y aun así, estaban tremendamente orgullosos de su sonrisa.

Hoy día las cosas han cambiado. Las redes sociales son nuestra carta de presentación y todos estamos concienciados de la importancia de tener una sonrisa blanca, radiante y alineada. Nuestra imagen es un elemento fundamental en nuestra vida. Los dentistas estamos muy preocupados por la estética -que entre otras cosas, favorece la autoestima y la seguridad personal- pero hay una certeza todavía más importante: unos dientes bien alineados permiten una mejor higiene -sin huecos y maloclusiones que nos impidan una limpieza completa- y por tanto, evitan futuras enfermedades periodontales.

Hasta hace pocos años, la única alternativa a los alineadores invisibles eran los Brackets de toda la vida, que siguen estando vigentes -aunque con ciertas desventajas frente a los alineadores invisibles-. Es su dentista de cabecera, en consulta con usted, el que decide qué técnica correctora es la que más le conviene a su boca.

Los datos estadísticos nos dicen que los pacientes están más predispuestos a los alineadores invisibles. Mediante el uso de tecnología de imágenes digitales 3D, Invisalign – que es la marca más conocida y la que utilizamos en la Clínica Dental Adalia- realiza una representación de todo el plan de tratamiento en función de la prescripción de los especialistas, desde la posición inicial de sus dientes hasta la posición final deseada.

A partir de aquí, se fabrican a medida de su boca una serie de alineadores transparentes de material termoplástico de avanzada tecnología para mover sus dientes poco a poco. Estos alineadores se llevan durante unas dos semanas antes de reemplazarlos por los siguientes de la serie, y mueven los dientes gradualmente hasta llegar a la posición final deseada. El tiempo de tratamiento Invisalign lo determina su doctor.

La limpieza diaria, al ser completamente removibles, no es un problema y prácticamente ni se notan gracias a su grosor milimétrico. Por su parte, el paciente debe comprometerse a tenerlos el número de horas diarias que le diga su médico. En muchos casos, sobre todo al principio del tratamiento, solo se deben quitan para comer y para la limpieza dental.

La población ha entendido la necesidad de tener una bonita sonrisa y cuidada, para sentirse mejor consigo misma, y así poder ofrecer su mejor versión a las personas que le rodean. Esto es algo que solo se puede conseguir con ortodoncia invisible, en la que el paciente se siente cada vez más seguro y todos y cada uno de sus interlocutores diarios ni siquiera se darán cuenta del proceso de corrección que ha comenzado.

Nuestra experiencia tras cientos de ortodoncias realizadas con éxito es que, cada vez más, ha dejado de ser un campo relacionado exclusivamente con los más jóvenes. Recibimos a pacientes de todas las edades y además, un alto porcentaje de hombres ha empezado a preocuparse seriamente por su estética dental.

Las visitas al dentista con ortodoncia invisible son muy espaciadas en el tiempo y de muy corta duración. Es un error monumental pensar que somos mayores para llevar ortodoncia. No hay límite de edad para ponerse alineadores y así mostrar nuestra mejor sonrisa.