c7

Alerta alimentaria: Piden no consumir estas frutas envasadas por riesgo de bacteria

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) aconseja que antes de adquirir las frutas preparadas se debe prestar atención a su estado de conservación, su grado de madurez y si su piel presenta daños

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

Cuando se acude al supermercado se pueden adquirir una infinidad de productos preparados para comer. Esto es ideal para cuando se tiene prisa o se encuentra fuera de casa. Uno de ellos son las frutas cortadas y envasadas. Sin embargo los expertos aconsejan no abusar de su consumo puesto que no son muy saludables y además no son respetuosos con el medio ambiente, ya que para envasarlos se usa una enorme cantidad de plástico.

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) aconseja que antes de adquirir las frutas preparadas se debe prestar atención a su estado de conservación, su grado de madurez y si su piel presenta daños. Asimismo hay que poner especial atención en que estos productos estén limpios para evitar la proliferación de parásitos y bacterias.

La normativa obliga a «refrigerar vegetales o frutas cortadas o peladas o zumos no pasteurizados listos para su consumo y elaborados en el comercio al por menor a una temperatura inferior o igual a 4 ºC».

Sin embargo, conservar las «frutas voluminosas» como melones, sandías, piñas y papayas siempre en nevera puede ser complicado para el vendedor. Por lo que según un informe de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición «el almacenamiento a temperatura ambiente del melón, sandía, papaya y piña cortadas por la mitad puede suponer un riesgo sanitario», pero hay maneras permitidas para hacerlo con seguridad.

¿Cuáles son las condiciones ideales para adquir fruta cortada?

No suponen un riesgo microbiológico significativo, temperaturas menores a 25 ºC durante un tiempo menor a 3 horas en un lugar suficientemente ventilado y preservado de luz solar. Despues de ese tiempo deben estar en refrigeración a temperaturas menores de 5 grados centígrados.

El consumo de fruta cortada conservada en otras circunstancias no es recomendable.