Una veintena de personas, en plena ola de calor, hacen cola para el concierto de Manuel Carrasco en Sevilla. / EP

A las puertas de la primera ola de calor del año

La Aemet alerta de un episodio en el que las temperaturas subirán por encima de los 35 grados, con noches tropicales

Iker Cortés
IKER CORTÉS Madrid

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ya lo avanzó el pasado martes: vienen días muy calurosos que podrían dar lugar a la primera ola de calor de este año. Ayer, Rubén del Campo, su portavoz, lo ratificaba. «Lo decimos siempre con cautela porque hasta que no acabe el episodio, no lo podemos atestiguar», decía. En cualquier caso, «van a ser días con temperaturas muy elevadas desde esta tarde hasta el martes», explicaba quien avanzó que los peores momentos se vivirán «entre el domingo y el lunes», donde los termómetros marcarán valores «de más de 40 o 42 grados» en puntos del valle del Guadalquivir y del Guadiana. Solo habrá un respiro en el Cantábrico, donde «no se pasará de los 25 grados», pero en el resto de la península y Baleares se alcanzarán temperaturas de más de 35 grados y las mínimas «serán muy altas», dando lugar a noches tropicales, sin descartar alguna noche tórrida «con mínimas de 25 grados» en puntos de Extremadura y el este de Andalucía.

Del Campo reconoció que es pronto para la primera ola de calor del verano y acudió a la hemeroteca para argumentarlo. Así recordó que la más tempranera data del 11 de junio de 1981 y la segunda, del 13 de junio de 2017. Más preocupante es el hecho de que desde 1975 hasta 2011, solo se registró una ola de calor en junio cada siete años, sin embargo desde 2011 hasta este mismo año, «si se confirma la de este fin de semana, habremos tenido seis olas de calor en junio en doce años, una ola cada 24 meses».

El portavoz de Aemet aportaba el dato durante la presentación del 'Informe sobre el estado del clima de España 2021', que ya va por su tercera edición, un documento que analiza de manera exhaustiva el comportamiento de los parámetros climáticos en nuestro país el pasado año a lo largo de las más de 140 páginas que lo componen. El texto deja claro que 2021 fue un año muy cálido y seco y expone, a través de gráficos, una tendencia: a partir del 2000, los años en España son más secos y calurosos. En este sentido, dijo Del Campo que el pasado año «fue el undécimo más cálido desde 1961 en España y el noveno del siglo XXI». Fue más allá al destacar que se trata de la primera vez que «ocho años consecutivos salen con temperaturas superiores al promedio normal» e indicó que el último año frío en nuestro país se vivió en 2013, el resto han sido cálidos, muy cálidos o extremadamente cálidos.

El dato va en consonancia con otra escalofriante realidad y es que, como apuntó Del Campo, los menores de 40 años «solo han vivido años cálidos a escala global».

En cuanto a las precipitaciones, en 2021 llovió un 11% menos y se acumularon 569,2 litros por metro cuadrado en relación al periodo de referencia, que es el que va de 1981 a 2010 (se mide cada 30 años). Es el decimocuarto año más seco desde el comienzo de la serie, en 1961, y el séptimo más seco del siglo en curso.

El informe también se detiene en la temperatura superficial de las aguas del mar que rodean España. «Desde 2003, todos los años han tenido valores superiores al promedio normal -explicó Del Campo-. En 2021 tuvimos una temperatura de tres décimas de grado por encima en el conjunto de España, pero en el Mediterráneo, llegamos a los 0,7 grados de más. En los últimos 27 años, solo en dos ha habido temperaturas inferiores a la media y esto también tiene consecuencias en las zonas costeras con un aumento de las noches tropicales».

¿Significa eso que se están tropicalizando nuestros mares? «Son palabras mayores», respondió Beatriz Hervella, portavoz también de Aemet. «Hay que tener en cuenta otros factores, no solo la temperatura. Es cierto que ha subido 0,5 grados desde 1950, pero están la salinidad o el PH».