Imagen del Prenda (segundo por la izquierda) junto a los otros miembros de La Manada. / Archivo

El Prenda reconoce la violación de La Manada en Pamplona

La defensa de la joven cree que se trata de un perdón ficticio que sólo busca algún beneficio penitenciario

José Antonio Guerrero
JOSÉ ANTONIO GUERRERO Madrid

José Ángel Prenda, quizás el miembro más conocido de los violadores de La Manada, ha cambiado su versión de lo que sucedió aquella noche de San Fermín del año 2016 en un portal de la calle Paulino Caballero, de Pamplona. El líder del grupo ha reconocido por vez primera que violó a la joven madrileña de 18 años y ahora pide perdón a su víctima. Lo ha hecho desde la prisión del Puerto III (Cádiz), donde cumple condena de 15 años de cárcel por aquella violación grupal. Prenda, de 31 años, ha hecho esa declaración a través de una carta manuscrita fechada el pasado 22 de julio y enviada a la Sección Segunda de la Audiencia de Navarra, que juzgó el caso en noviembre de 2017.

José Ángel Prenda, también conocido como 'El Prenda' o 'Joselito El Gordo' pide al tribunal que su «perdón» conste en su «ejecutoria y expediente penitenciario» con idea de lograr algún tipo de permiso penitenciario. El sevillano ya ha cumplido cuatro años y tres meses de los 15 años de condena, por lo que es candidato a obtenerlo. Y el arrepentimiento se tiene en cuenta a la hora de la concesión de salidas. Otros requisitos son encontrarse en segundo o tercer grado –él está en segundo– o haber satisfecho una cuarta parte de la pena, lo que también cumple.

«Por medio del presente escrito quiero manifestar a título personal (…) mi total arrepentimiento por el delito». Así se ha disculpado el líder de 'La Manada', por la violación de la joven durante las fiestas de San Fermín de hace cinco años. En todo este tiempo, el delincuente no ha dejado de acusar a la víctima de haberse inventado el ataque. Ahora pide «por favor» que el perdón se transmita a la víctima y su familia.

Prenda y sus cuatro amigos sevillanos, el ex guardia civil Antonio Manuel Guerrero Escudero, el exmilitar Alfonso Jesús Cabezuelo, Ángel Boza y Jesús Escudero, violaron, grabaron y abandonaron a su suerte en un portal de Pamplona la noche de Sanfermín de 2016 a una joven madrileña. Luego, el ahora arrepentido escribió desde su móvil a los once hombres que integraban el grupo de whatsApp 'Manada' el mensaje: «Follándonos a una entre 5, puta pasada de viaje».

Aquella violación cruel y en manada a la joven madrileña de 18 años sacó a la calle a miles de mujeres y hombres que apoyaron a la víctima, al tiempo que marcó un punto de inflexión decisivo en el enjuiciamiento de delitos sexuales en España. El Supremo corrigió y aumentó en seis años la condena impuesta por la Audiencia Provincial y confirmada después por el TSJA de Navarra, que no vieron violación en grupo sino abuso.

En la carta de una sola página y firmada de su puño y letra, junto a su número de DNI y su NIS (número de identificación del preso), Prenda le pide «a la Ilustrísima Sala» que «este perdón sea comunicado y trasmitido a la víctima y sus familiares a través de los medios que dispone la Administración de Justicia para ello». Su arrepentimiento va seguido, eso sí, de otra petición expresa del interno: «Que por favor, conste en mi ejecutoria y expediente penitenciario esta solicitud por escrito y se me dé copia de la misma».

Rompió a llorar

La Audiencia de Navarra recibió la misiva el pasado 4 de agosto en la Sección Segunda, donde se celebró el juicio a La Manada. Y fue el 20 de septiembre cuando la defensa de El Prenda solicitó a la Audiencia que diera traslado de la misma a las partes y, en particular, a la víctima, algo que el tribunal aún no ha hecho y que, al parecer, tampoco tiene obligación de hacer, ya que debería ser la defensa la que lo comunique al abogado de la víctima.

En todo caso, el escrito ha llegado a la propia joven que, según ha trascendido, rompió a llorar sin poder acabar de leerlo. Su defensa dijo ayer que se trata de un «perdón ficticio» que sólo busca conseguir algún beneficio penitenciario. Hasta la fecha, El Prenda ha recibido sendas negativas a las dos peticiones de permiso penitenciario que ha solicitado.

El 'Prenda' cumple una pena adicional de cuatro años y medio de cárcel por abusar sexualmente junto a sus amigos de una joven en la localidad cordobesa de Pozoblanco, con anterioridad al caso de los Sanfermines. La pena mayor fue para él, que en la última jornada del juicio confesó que grabó las imágenes del abuso con el móvil. El juez le impuso tres años de prisión por un delito contra la intimidad, más un año y medio por abuso sexual.