El Gobierno quiere ampliar los permisos de paternidad y maternidad a seis meses

Belarra asegura, en la presentación del proyecto, que España «tiene una cuenta pendiente con las familias con bebés recién nacidos»

CARLOS OTADUY Madrid

Los permisos de paternidad y maternidad serán de seis meses a partir del año próximo. Es una de las medidas estrella de la futura ley de diversidad familiar, cuyas líneas maestras presentó este miércoles la ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra. Un proyecto en el que está trabajando con el Ministerio de Igualdad. En la actualidad, ambos permisos son equivalentes y duran 16 semanas. Belarra también indicó que, en el caso de las familias monomarentales (ya que en ocho de cada diez casos el progenitor es femenino) se podrá acumular los dos permisos. Es decir, será de un año.

El texto legislativo en el que está trabajando el departamento de Belarra llegará a la mesa del Consejo de Ministros a finales de año para que entre en vigor el año próximo. Una ley que también tiene previsto incluir, «como una de sus medidas clave», una prestación pro crianza de carácter universal que «permita a las familias de nuestro país criar a sus hijos e hijas con dignidad, garantizando mejores condiciones materiales de vida», según indicaron fuentes de Podemos. Una cantidad que se desvelará cuando se presenten los Presupuestos de 2022. En concreto, anunció que la norma incluirá una prestación universal por crianza de hijo que «no dependa de la cuenta corriente de la familia» y que permita criar a los hijos «con dignidad». «España tiene una cuenta pendiente con las familias con bebés recién nacidos», apuntó Belarra durante su exposición.

Esta futura ley, según el ala morada del Ejecutivo, avanza en el reconocimiento de «nuestra diversidad familiar, señalando que todas las familias no solo son legítimas sino que son iguales en derechos». Un reconocimiento que para Podemos es «una necesidad ante la normalización de discursos de odio que son el caldo de último para el repunte de violencia machista, contra el colectivo LGTBI y contra las personas racializadas que está viviendo nuestro país».

«Deuda histórica»

La ministra, que aprovechó para recordar que el programa del Gobierno contra la pandemia ha recibido la felicitación de las Naciones Unidas, manifestó que el Ejecutivo tiene una «deuda histórica» con las familias monomarentales, familias LGTBI y familias con pocos recursos. Destacó que cuando una mujer u hombre soltero decide tener hijos su riesgo de pobreza aumenta «en veinte puntos porcentuales».

Esta futura ley, el primer gran proyecto desde que la dirigente de Podemos sustituyó a Pablo Iglesias al frente del Ministerio de Derechos Sociales, incluirá una «definición de familia más inclusiva» y reconocerá la monomarentalidad como una realidad específica. Belarra recalcó que las mujeres en España no tienen hijos porque las condiciones de vida materiales «no se lo permiten» y que la nueva ley busca paliar esta situación. Una de las novedades que también señaló durante la presentación en la Casa de América es la creación de una red pública de escuelas de cero a tres años. Con este paquete de medidas, España se acercará a las políticas sociales del Gobierno italiano o del Ejecutivo de Joe Biden.

En la redacción de este anteproyecto, también están participando la Comisión Europea (CE), el Ministerio de Igualdad y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). «Uno de cada cinco niños vive en situación de pobreza relativa en España», recalcó Anna Escobedo, profesora de Sociología en la Universidad de Barcelona y consultora en familia y política social comparada para la OCDE. Además, incidió que las prestaciones familiares españolas son «de las más bajas» entre los países miembros de esta organización.

El profesor José Antonio Noguera, compañero de la profesora Escobedo, dejó claro en relación a las prestaciones por crianza que «no son solo gasto, sino una inversión a la largo y medio plazo». Por su parte, la directora de Relaciones con los Estados Miembro, Nathalie Berger, explicó que el ministerio pidió asistencia a la Comisión en octubre de 2019. De las 700 propuestas recibidas, la redacción de este anteproyecto fue una de las 228 seleccionadas. «España va a ser pionera en el reconocimiento de diferentes tipos familiares», afirmó Berger. También aprovechó para «felicitar al Gobierno español por evitar desahucios, regular el ingreso mínimo vital» y sostener a lo trabajadores «mediante los ERTE».