La ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra. / Archivo

Los padres tendrán un permiso de 8 semanas para cuidar a su hijo entre los 0 y los 8 años

La ley de Familias, cuyo anteproyecto irá en breve al Consejo de Ministros, contempla también siete días remunerados al año para que cualquier trabajador cuide a familiares enfermos

Alfonso Torices
ALFONSO TORICES Madrid

La ley de Familias que el Ministerio de Derechos Sociales quiere llevar en los próximos días al Consejo de Ministros va crear un nuevo permiso para que los padres cuiden y críen a los niños en sus primeros años de vida, según confirmaron fuentes gubernamentales.

Los padres, cuando se apruebe esta norma, dispondrán de hasta ocho semanas que podrán administrar a su antojo para realizar estas tareas durante los primeros ocho años de vida del pequeño. Se trata de un permiso de ocho semanas para cada uno de los progenitores, pero no es acumulable por uno solo, puesto que es intransferible.

Las madres y padres solos verán con la aprobación de la norma cómo se eleva de 16 a 26 semanas su permiso de maternidad o paternidad

El mismo anteproyecto, para cuya aplicación ya hay una reserva de fondos en el borrador de Presupuestos Generales del Estado para 2023 que este miércoles llegó al Congreso para su debate y aprobación, elevará de 16 a 26 semanas la duración del ya existente permiso de maternidad o paternidad, según el caso, a los titulares de hogares monoparentales españoles, que en su casi absoluta mayoría son mujeres, según informaron fuentes del Ministerio de Igualdad.

Se trata de hacer realidad y blindar una cuestión de justicia, pues como ya han indicado algunos jueces estos padres tienen derecho a disponer de un tiempo remunerado para la primera crianza equivalente al que disfrutan ambos progenitores, pero también se trata de un reconocimiento de derechos que urge, pues más de la mitad de los hogares con un solo cabeza de familia viven en España en situación de pobreza o en riesgo de padecerla, una proporción que dobla la del resto de los tipos de familia.

El anteproyecto que en breve discutirá el Gobierno incluirá otro permiso ya anunciado por la ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, y que ahora se confirma que será una realidad. Se trata de los siete días anuales de los que dispondrá cualquier trabajador para cuidar a miembros de su familia que estén enfermos, ante urgencias, imprevistos o ingresos hospitalarios. Se podrán disfrutar todos seguidos, por días o incluso por horas. Hasta hoy la única licencia laboral similar es el permiso de tres días previsto para si un familiar es intervenido quirúrgicamente.

El borrador de la futura ley también extenderá la calificación de familia numerosa, con todos los beneficios que despliega esta categoría, a los hogares monoparentales con al menos dos hijos. El documento, como ya adelantó el Gobierno, incluirá una renta para ayudar a la crianza de 100 euros mensuales para todas las familias españolas que tengan un hijo de tres años o menos y que se percibirá hasta que el pequeño alcance esa edad.

Récord contra la violencia machista

Estas importantes ayudas para facilitar la conciliación y los cuidados familiares, que en su mayoría descansan sobre las mujeres, se incorporan en los mismos Presupuestos del Estado que incluyen para 2023 una cantidad nunca vista, unos 350 millones de euros, para luchar desde el Ministerio de Igualdad contra todas las violencias machistas y para socorrer, proteger y ayudar a recomponer su vida a las víctimas de esta lacra.

Estas cantidades, además de mejorar la lucha contra la violencia de género, permitirán extender este combate y la red de protección, incluidos los centros de crisis en proceso de creación, a la persecución de la trata con fines de prostitución, de la violencia sexual y la vicaria, de la ablación o de los matrimonios forzados. También servirá para extender las pulseras GPS que permiten mantener controlados y alejados a los agresores desde las víctimas de la violencia de género a las del resto de violencias machistas.

Estos 350 millones son el grueso del presupuesto de 573 millones de euros que el año próximo manejará el Ministerio de Igualdad, una cantidad que significa haber triplicado en solo tres años la inversión que en 2020 se dedicaba a políticas para reducir las desigualdades que soportan las mujeres y a combatir la violencia machista.