c7

La mujer de Poli: «Es verdad que tiene VIH. Si planeó matarme, que se pudra en la cárcel»

Lola Rivero, expareja de Poli Díaz, se mostró muy preocupada por la noticia adelantada por este periódico de que estaba presuntamente planeando su asesinato

Francisco José Fajardo
FRANCISCO JOSÉ FAJARDO Las Palmas de Gran Canaria

Lola Rivero, expareja de Poli Díaz, se mostró muy preocupada por la noticia adelantada por este periódico de que estaba presuntamente planeando su asesinato junto al de la magistrada María Auxiliadora Díaz que está instruyendo su caso. «No sé hasta qué punto puede llegar este hombre a estos límites, aunque todos los locos tienen algo de sentido. Si va a atentar contra mi vida o la de mi familia, si es verdad que quiere matarme, que se pudra en la cárcel. Este hombre está muy mal», declaró.

Esta vecina del barrio de Zárate sostuvo que nunca pensó «que fuese a llegar hasta este punto, a llegar a pesar en un crimen. Estoy inquieta porque no sé si es cierto o un teatro que se ha montado», dijo, aunque sostuvo que no tenía miedo: «No lo tengo ya que hay tanto amor por medio que no se atrevería a matarme».

La denuncia de la magistrada nació por una carta que envió un remitente anónimo a su despacho de la Ciudad de la Justicia alertándola de los presuntos planes criminales del 'Potro de Vallecas' y de otro preso de nombre Domingo que también estaba en prisión por haber amenazado de muerte a la jueza: «Es cierto que Poli tenía un buen amigo en Vallecas que era un agente ya jubilado, pero yo lo conozco y es un caballero, un señor, y jamás se metería en estas cuestiones. Si el agente comunicó que Poli iba a hacer esto, es un caballero. Es noticia porque este señor ha comunicado a las autoridades las ideas de Poli. Vamos a ver en lo que queda todo pero si me llama alguien para denunciar, lo haré y cómo tengo un juicio pendiente, lo declararé. Si va a atentar contra mi vida o la de mi familia, que se pudra en la cárcel. Este hombre está muy mal», detalló.

También reconoció esta mujer un detalle que hasta ahora nadie conocía y que el amigo de Poli narró en la carta: es portador del VIH: «Los primeros años lo tenía oculto y me vine a enterar al segundo de estar con él y porque vi unos análisis que se había hecho. Me dijo que no me lo había comunicado para que no me fuera de su lado. Es una persona inestable y cuando toma drogas es un tío maravilloso, pero cuando se mete porquería es lo peor. Cuando salió de prisión por primera vez, tuvo una recaída y salió de la cárcel como una cabra, a matarme e insultarme. Pero todo era el delirio de la droga, es lo que tiene lo de no poder consumir», declaró Lola Rivero.