Ciencia

El plástico tirado al mar en EE UU llega en cuatro años a las islas

26/10/2018

El litoral canario es el destino de las bolsas arrojadas en la costa este norteamericana, la península y el oeste de África. Las islas orientales reciben esta basura y la vertida en el resto de Canarias

Un modelo desarrollado por el Instituto de Ciencias del Mar (ICM) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) dirigido por el investigador Josep Lluís Pelegrí ha determinado que los plásticos cruzan el Atlántico desde la costa este de Estados Unidos hasta Canarias en un viaje que dura entre cuatro y cinco años. Pelegrí explicó este estudio ayer, en la primera jornada del Encuentro Archipiélago y Océano. Repercusiones del cambio climático en los territorio insulares que se celebra hasta hoy en el Gabinete Literario auspiciado por la Unesco en Gran Canaria.

«Cuando me invitaron para el encuentro pensé en hablar sobre algo que está muy de moda y que es un problema importante para nuestra sociedad: los plásticos», explicó Pelegrí antes de su charla: Origen y recorrido de los plásticos marinos que llegan a las Islas Canarias.

Para documentar la investigación aplicaron modelos de «circulación en superficie». En concreto en el primer metro de agua del océano Atlántico, que es «donde se depositan mayoritariamente los plásticos pues estos flotan. Hay alguno que se hundirá en profundidad viajando, pero la mayoría está en esos primeros metros de la columna de agua», señala el director del Departamento de Oceanografía Física i Tecnológica del ICM-CSIC.

El plástico tirado al mar en EE UU llega en cuatro años a las islas

El modelo aplicado es «bastante fiable». Se trata de una técnica, dijo Pelegrí, «que nos permite hacer un seguimiento de parcelas de agua y seguir las partículas para determinar de donde vienen». A Canarias, explicó, llegan desde Estados Unidos, la península –procedentes de Terranova y el Mar de Labrador que, aunque son zonas bastante deshabitadas, en su recorrido pasan por la costa oeste de la península y noroeste de África y se incorporan los plásticos– y la costa africana. El estudio utilizó una modelización de 10 años atrás, de ahí que pudieran determinar que los plásticos que vienen desde el continente americano «suelen llegar a las islas en cuatro o cinco años».

Por otro lado, Pelegrí también analizó el entorno de las islas. Así, dijo, «en cuestión de unas pocas semanas» los plásticos de las costas de las islas occidentales acaban en las orientales. «Si se lanza en Arrecife, Icod de los Vinos o en Agaete no solo van a otras partes de la isla sino a las islas vecinas y las más afectadas son las orientales».