La manada de elefantes china. / reuters

La manada de elefantes china vuelve a casa

El grupo de paquidermos llevaba 17 meses vagando sin rumbo fijo causando graves destrozos en zonas de cultivo

SARA RUBIO

La manada de 15 elefantes que partió el pasado mes de marzo de 2020 pone rumbo a casa. Salió de la reserva natural de Xishuangbanna, al sur de la provincia china de Yunnan y vagaba sin rumbo fijo. En estos 17 meses el grupo de paquidermos ha logrado recorrer más de 500 kilómetros, la distancia más larga jamás registrada en el país por un grupo de animales de este tipo.

En su periplo han atravesado zonas agrícolas y habitadas causando numerosos destrozos y arrasando cultivos. Las autoridades chinas decidieron poner drones y cámaras para rastrear sus movimientos. Estos dejaron algunas imágenes inéditas como la de los animales durmiendo de lado, algo extrañísimo porque los elefantes duermen de pie debido al enorme tamaño que tienen. Incluso se registró el nacimiento de una cría, momento en el que la manada paró durante un tiempo su viaje. También se usaron toneladas de comida para tratar de mantener alejada a la manada de los núcleos de población. Estos dispositivos también sirvieron para tratar de redirigir a los animales y así evitar que se aproximasen a lugares habitados.

Ahora, los animales han puesto rumbo a casa y según las autoridades chinas todos se encuentran en buen estado y ya no suponen ninguna amenaza para la población. Este domingo los elefantes fueron encaminados para que cruzaran el río Yuanjiang y se dirigiesen a su punto de partida.

Científicos de todo el mundo han seguido de cerca a este grupo de animales pero no han logrado dar con las razones de este extraño viaje, aunque existen varias hipótesis, como que estaban perdidos o buscando comida. Algunos expertos advierten de que las zonas que antes separaban a los humanos de estos animales están desapareciendo gradualmente y será común que los elefantes se encuentren con humanos.