Los ecologistas critican el impacto ambiental del telescopio gigante

14/08/2019

Ben Magec rechaza que el TMT se ubique en La Palma y afirma que sería «el edificio más alto» de la isla. Los activistas creen que no dejaría ningún beneficio para la zona, «solo obras de movimiento de tierra y cimentación, todo lo demás se fabrica fuera, en Japón, la India y China»

El incendio en la cumbre de Gran Canaria desbarató los planes del Gobierno de Canarias de organizar ayer en La Palma una reunión con las diferentes administraciones -Cabildo, ayuntamientos y el propio Ejecutivo– para abordar la posible instalación del gran telescopio de 30 metros (TMT) en la isla.

De momento solo Ecologistas en Acción-Ben Magec ha mostrado públicamente su oposición al proyecto que baraja establecerse en la isla por la oposición que ha encontrado en su lugar preferente: Hawái. Y se situaría «en el lugar de mayor impacto ambiental», lamenta la organización.

Ben Magec logró que la justicia obligase a contar con los preceptivos informes de impacto ambiental. Las instituciones insulares no recurrieron la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Canarias, pero quieren agilizar todos los trámites legales posibles para que el consorcio internacional que impulsa el TMT se decida finalmente por La Palma. Según el Gobierno de Canarias supondría una inversión de 1.400 millones de dólares y más de cien puestos de trabajo.

Para Ben Magec las cifras son irreales. «Traducido a La Palma son obras de movimiento de tierra y cimentación. Todo lo demás viene de fuera, se fabrica en Japón, India China,... esa inversión no llega a la isla. Y, además, ocurre otra cosa, los telescopios no son como los de antes. Los astrónomos no tienen que estar aquí. El telescopio es un robot, aquí solo habría operarios de mantenimiento, pero los científicos pueden estar en cualquier lado del mundo», afirma Pablo Batista, portavoz de Ben Magec. Es más, hasta el Instituto Canario de Astrofísica (IAC) está «anclado en Tenerife a pesar de que esta isla es la que soporta el precio de tener los telescopios», lamenta.

El ejemplo de no retornabilidad es Garafía, apunta Batista. «Tiene 14 telescopios y hay previsto otros 20 más y es el pueblo más pobre de Canarias. Un pueblo olvidado, marginad. En Garafía convive la más alta tecnología con un alto índice de pobreza y perdida de población que no ha parado el que tenga esa tecnología en sus cumbres». Los datos los avala Hacienda con las estadísticas de declarantes de la renta que hace públicas.

Para Ben Magec el problema es que quienes instalan los telescopios en tienen la creencia de que pueden «campar a sus anchas. No tienen que dar explicaciones, ni pagar el terreno». Y esa idea, parece, también la comparten las administraciones canarias que en seguida han querido «agilizar» los trámites burocráticos para que el TMT venga a Canarias. «Los políticos locales canarios parece que están dispuestos a cualquier cosa para dar cabida al telescopio. Es pasmoso. Hay leyes y planeamientos de ordenación, pero me recuerda al proyecto de las Vegas en Madrid, que estaban dispuestos hasta a suspender la ley antitabaco», señala Batista.

El gran telescopio medirá unos 30 metros, lo que supondría ser «el edificio más alto de la isla de La palmas» y, además, situado en el lugar «de más impacto ambiental». Las cumbres de La Palmas, dice Batista, albergan especies únicas y también «es una zona de una riqueza arqueológica extraordinaria». Y denuncia: «han sido las instalaciones astrofísicas las que han estado agrediendo, avasallando, esa riqueza. Se han utilizado petroglifos como materiales de construcción para relleno de los cuatro helipuertos que hay ahí. Lo tratan como un solar y le tienen el respeto debido a una zona tan frágil y de tanta riqueza paisajística».

  • 1

    ¿Cree que se deberían endurecer las penas para los incendiarios?

    Si
    No
    Ns / Nc
    Votar Ver Resultados