Libertad provisional sin fianza por abuso para cuatro de los detenidos de la violación en grupo

El Juzgado de Instrucción número 2 de San Bartolomé de Tirajana, en funciones de guardia esta semana, ha acordado en la tarde de este jueves la puesta en libertad provisional sin fianza de los cuatro jóvenes de entre 19 y 24 años denunciados por una menor como presuntos autores de un delito de agresión sexual. Los jóvenes salieron en un furgón de los juzgados de Maspalomas hasta la Comisaría de la Policía Nacional, donde se reencontraron con sus familiares.

CANARIAS7 / LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

Los jóvenes salieron en un furgón pasadas las 20.00 horas de este jueves de los juzgados de Maspalomas hasta la Comisaría de la Policía Nacional de San Bartolomé de Tirajana, donde se reencontraron con sus familiares. Estos han negado tanto los hechos por los que se les acusa como que se denominasen la nueva Manada.

El Ministerio Fiscal les imputa a los cuatro la presunta comisión de un delito de abuso sexual. Las medidas que se imponen a los investigados son: obligación de comparecer cada 15 días ante el juzgado, la prohibición de salir de la isla, retirada de pasaporte y la prohibición de comunicarse o acercarse a la denunciante por cualquier medio.

El juzgado se inhibirá en breve a favor del órgano que estaba de guardia cuando sucedieron los hechos, el número 1 del mismo partido judicial. La causa sigue secreta y la instrucción se prevé larga.

En este caso concurren dos procesos paralelos e independientes; el del menor, que está acusado inicialmente de agresión sexual, y el del resto de los detenidos. Cada uno irá por su vía y lo más previsible es que el caso de menores finalice antes, por ser un proceso contra una única persona y ser por tanto más sencilla su investigación y resolución.

El menor ingresará en Valle Tabares

El joven, de 15 años y natural de Las Palmas de Gran Canaria, ingresará en el centro de Valle Tabares como medida terapéutica por consumo habitual de hachís y alcohol, como él mismo ha reconocido.

Se trata de un menor con antecedentes de haber sido víctima de maltrato en el ámbito familiar por parte de ascendentes masculinos y que también tiene una medida judicial firme (el equivalente a una sentencia) por violencia en el ámbito familiar. Además, está involucrado en un proceso por violencia de género.

Niega que la drogasen

La presunta víctima de la agresión, una menor de 16 años, ha declarado ante la fiscalía de menores que en la tarde noche del día de autos había ingerido gran cantidad de alcohol con sus amigas. No aludió en ningún caso a que sus supuestos agresores la hubieran drogado o obligado a ingerir cualquier tipo de sustancia.