La ola de calor que afecta a la península apenas rozará Canarias

02/08/2018

Las temperaturas subirán en las islas a partir de mañana, pero será el fin de semana cuando los termómetros se disparen. En las medianías de Gran Canaria es donde más apretará y donde la Aemet ya prevé que activará el aviso amarillo porque se esperan superar los 24 grados

La primera ola de calor del verano está achicharrando desde este miércoles a buena parte de la península, pero no va a afectar a Canarias, donde sí subirán las temperaturas, pero no hasta los niveles que lo están haciendo ya en de Gibraltar hacia arriba, donde ya al mediodía se superaban los 40 grados en muchas zonas de Andalucía y Extremadura.

El episodio de altas temperaturas que sufrirán las islas a partir de este viernes será muy similar al de principios de julio, porque durará dos días y medio y porque la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) no espera que los termómetros superen los 35 grados.

Se trata de un episodio cálido y no de una ola de calor precisamente porque durará menos de tres días y porque la subida de las temperaturas no será generalizada en todo el archipiélago, sino que se registrará principalmente en las medianías de Gran Canaria y quizás en las de Tenerife, aunque la zona no será muy amplia, explicó el director del Centro Meteorológico Territorial en Canarias Occidental, Víctor Quintero.

Las temperaturas pueden subir en el interior de Gran Canaria hasta superar los 34 grados, el umbral establecido por Aemet para activar el aviso amarillo por calor, que es lo que con toda probabilidad, indicaba ayer Quintero, ocurrirá ya el sábado, cuando los termómetros alcancen estos niveles.

El régimen de vientos alisios predominante estos días, y que ha llegado incluso a dejar alguna precipitación débil en las vertientes norte de las islas de mayor altitud, se mantendrá hasta este viernes, cuando cambie la tendencia y los termómetros comiencen a subir.

Punto máximo

Ya el sábado, en el interior de Gran Canaria y de Tenerife se comenzará a notar el calor, que también alcanzará a las zonas de costas hasta ahora beneficiadas por el alisio.

El punto máximo se alcanzará el domingo también en el interior de estas dos islas, pero «en particular en las medianías de Gran Canaria», asegura Víctor Quintero.

A partir del lunes, un día en que seguirá haciendo bastante calor, las temperaturas comenzarán a bajar para ya el martes y el miércoles situarse en los niveles normales para esta época del año. No será otra vez hasta el siguiente viernes cuando nuevamente se espera que vuelva a hacer calor, como si de una onda que arrancó el fin de semana pasado se tratara. «Lo que no podemos predecir aún es si el fin de semana del 11 y 12 de agosto habrá otro episodio de calor porque los modelos aún no llegan hasta allí», indicó Víctor Quintero.

La ola de calor que afecta a la península apenas rozará Canarias

El de este fin de semana sería el segundo episodio de calor en lo que va de verano. El primero se registró el primer fin de semana de julio y, como se prevé que ocurra ahora, afectó sobre todo a Gran Canaria.

Incendios

La Aemet activó entonces un aviso amarillo por altas temperaturas en Gran Canaria, mientras que la Dirección General de Seguridad y Emergencias declaró la alerta por calor y, en previsión de que se pudiera producir algún incendio, también por riesgo de incendios forestales en esta isla y en las islas occidentales el 8 y el 9 de julio. El verano pasado se activaron seis alertas por calor y riesgo de incendios, la primera el 22 de junio y la última el 13 de octubre.

Todo apunta a que en esta ocasión Seguridad y Emergencias volverá a activar la alerta por calor y por riesgo de incendios y que Sanidad emita los correspondientes avisos ante posibles golpes de calor en las zonas donde más suban las temperaturas. Ya los activó en varios municipios durante el episodio de julio.

A diferencia de lo que sucedió en 2017, este verano ha llegado no solo tarde sino que, además, se prevé más fresco, manteniendo la tendencia de todo este año.

La ola de calor que afecta a la península apenas rozará Canarias

También está siendo este un verano atípico en la península, donde hasta ahora no ha llegado verdaderamente el calor. La culpa la ha tenido el anticiclón de las Azores, que este verano ha estado situado muy hacia el norte provocando un bloqueo atlántico que ha permitido la entrada sucesiva de borrascas a la península.

Ahora, la baja térmica de altas temperaturas del Sáhara, reforzada en esta época del año, se ha trasladado hacia el norte precisamente porque el anticiclón de las Azores está desplazado, y en ese desplazamiento se ha alejado de Canarias. Y por esa causa, mientras que la península se está achicharrando, Canarias sigue bajo la influencia de los alisios, que se debilita a partir del viernes para volver a reforzarse a partir del lunes.

  • 1

    ¿Deben pasar de curso los alumnos de bachillerato aunque suspendan una asignatura?

    Sí.
    No.
    Ns /Nc.
    Votar Ver Resultados