La ocupación turística se desplomará a un 20% en menos de dos semanas

El sector de la hostelería canaria se enfrenta al momento más duro de sus últimos treinta años a raíz de las medidas de prevención contra la pandemia del coronavirus, que vaciará de clientes los alojamientos y amenaza con hundir la actividad

Gabriel Suárez / Maspalomas

El sector turístico asume con extraordinaria preocupación las medidas del Gobierno de España ante la emergencia de salud pública ocasionada por el Covid-19. Nadie duda que su cumplimiento y las suspensiones de vuelos por los principales turoperadores llevará al derrumbe absoluto de las cifras de ocupación en menos de dos semanas. «Nos quedaremos con un 20% de clientes», estimó el presidente de la Asociación de Empresarios de Alojamientos Turísticos (AEAT), Tom Smulders.

La histeria colectiva que ha desatado esta pandemia no tiene precedentes. No obstante desde la patronal turística se está actuando con la mayor serenidad posible, aunque no se atreven a predecir nada respecto al futuro.

Smulders, que a su vez es presidente de la amplia Comisión de Seguridad y Turismo de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo (FEHT) de Las Palmas, donde también están representados los turoperadores y las viviendas vacacionales, hizo público un comunicado a la espera de que las medidas del Gobierno aparezcan en el Boletín Oficial del Estado (BOE) este lunes.

«Como sabrán, el Gobierno español toma el control total de todas las decisiones importantes, y a partir del lunes, esas medidas especiales serán efectivas incluso para nuestros turistas», ha señalado el empresarios, quien «tan pronto como sean aprobados oficialmente por el Gobierno» apunta que darán cuenta en detalle al sector de hoteleros y extrahoteleros.

«Por el momento», puntualiza, «los vuelos como los del turoperador británico Jet2 y Vingresor solo llevan a los pasajeros de regreso a sus países de origen y no traen nuevos turistas». Respecto al gigante del turismo alemán Tui, asegura que «está decidiendo», y que «algunos vuelos han sido cancelados».

Smulders comenta que las decisiones que están afectando al sector turístico son triples: «las del Gobierno español; la de los países de origen de nuestros turistas y las decisiones de los touroperador y aerolíneas», indicó.

Respecto al cierre de los bares y restaurantes, avanzó que se cierran al público los de los particulares, «pero el personal del hotel puede hacer su trabajo y servir en el restaurante del hotel para los clientes del hotel», con lo cual entiende que queda garantizada la atención de esos clientes. No obstante, para los alojados en apartamentos, tiene claro que se abrirán supermercados especialmente para clientes extrahoteleros, «ya que en estos momentos tenemos una ocupación del 75% en apartamentos y del 50% en hoteles, pero que se desplomará en menos de dos semanas».

Sensatez. Tom Smulders calificó de locura «el comportamiento incívico de algunos que se abstecen de forma desproporcionada e insolidaria, dejando sin posibilidad de adquirir ciertos productos a personas que por razones laborales tienen que hacer la compra a última hora del día». «Esto no ha ocurrido en la zona turística, por eso apelamos al sensatez de los consumidores para no perjudicar a los turistas», afrma el empresario que pide mantener la calma sobre todo.