Borrar
Imagen de archivo de Jennifer Molina delante de la sede de Gamá, en Las Palmas de Gran Canaria. COBER
El colectivo LGTBIQ+ en Canarias reclama «un pacto de Estado contra los discursos de odio»

El colectivo LGTBIQ+ en Canarias reclama «un pacto de Estado contra los discursos de odio»

Gamá percibe «un aumento del rechazo a la diversidad» y advierte sobre la «infradenuncia» de los delitos contra las personas que visibilizan su orientación sexual

Luisa del Rosario

Las Palmas de Gran Canaria

Viernes, 28 de junio 2024, 02:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Lejos de disminuir los discursos y los delitos de odio aumentan en España y en Canarias. Coincidiendo con la celebración hoy del Día del Orgullo, desde el colectivo Gamá de Lesbianas, Gays, Trans y bisexuales de Canarias, reivindican la necesidad de un «pacto de Estado contra los discursos de odio». «Vivimos en un espacio globalizado. El discurso del odio, aunque no se de en las instituciones canarias, se da en otros espacios fuera del ámbito autonómico o de la isla. Se da en el Congreso por ejemplo. Y esos discursos se trasladan a los medios de comunicación y a las redes sociales por lo que llegan a la ciudadanía. Eso nos preocupa y nos preocupa el aumento de los delitos de odio», señala Jennifer Molina, activista del colectivo Gamá.

Ya desde el pasado año Molina hablaba de este aumento porque «son el efecto de los discursos de odio y, además, tenemos la percepción de un aumento del rechazo a la diversidad, tenemos que estar más a la defensiva para lograr avances en igualdad y derechos de las personas LGTBIQ+ y somos conscientes de que existe una infradenuncia. No todo sale a la luz, hay quien no sabe cuáles son sus derechos y piensa que lo que ha vivido forma parte de la normalidad y no es normal», señala la activista.

Jennifer Molina explica que hay quien considera que ir a una comisaría representa «visibilizar tu orientación sexual y esa persona vive en el armario, pero la persona que la agredió identificó o creyó que era del colectivo. No todo el todo el mundo preparado para asumir o que supone cruzar la puerta de la comisaría y sentarse delante del oficial y contarle la situación que ha vivido». Por eso, añade, «hay una infradenuncia, Solo dos de cada diez agresiones se denuncia, por lo que no todo acaba en los datos oficiales», en referencia a que los delitos que se contabilizan son menos de los que se producen en la realidad.

Según el informe 'Análisis de casos y sentencias en materia de racismo, xenofobia, LGTBIfobia y otras formas de intolerancia 2018-2022', del Consejo General del Poder Judicial presentado el pasado marzo uno de cada cinco delitos de odio cometidos en España entre 2002 y 2021 (22,7%) tuvo como objetivo la orientación y la identidad sexual de las víctimas; los cometidos por su origen racial o étnico representaron el 18,8%; la ideología, el 15,3% y la nacionalidad, el 10,2%. Canarias es la tercera comunidad española con más delitos de odio judicializados y Santa Cruz de Tenerife fue la provincia donde más se produjeron, acaparando uno 6,4% de los registrados en todo el territorio nacional.

Con la aprobación de la ley de igualdad LGBTIQ+, «la que llaman ley trans», apunta Molina, una norma en la que se estuvo trabajando «10 años», se apreció «mucho discurso de odio», por lo que «estamos preocupados y una de nuestras funciones como colectivo es denunciar esa situación. Trabajamos de manera con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado porque también son conscientes de la necesidad de formación para que las denuncias vayan por los canales adecuados».

Precisamente por ese aumento de los discursos de odio este miércoles el Parlamento canario aprobó con el voto favorable de todos los partidos salvo Vox, a iniciativa del PSOE una proposición en la que se insta a erradicarlos y garantizar que las minorías y colectivos vulnerables puedan desarrollar sus proyectos vitales en condiciones de igualdad. «Según un estudio sobre diversidad de ILGA, España ocupa el cuarto puesto en derechos LGTBIQ+, que es un buen lugar, comparado con otros países, pero eso no quiere decir que estemos libres de LGTBfobia», señala Molina.

«Al final», continúa la activista, los cambios a nivel social dependen de muchos factores, incluyendo el modelo educativo». Por eso el lema de la manifestación de este año, que en la capital grancanaria será mañana sábado a partir de las 19.30 horas, «es Educación, derechos y paz: Orgullo que transforma».

En los ataques en redes a las jugadoras Misa Rodríguez y Jenni Hermoso «se unen machismo y LGTBIfobia»

Un ejemplo de los discursos de odio son los ataques que han recibido estos días las futbolistas de la selección española Misa Rodríguez y Jenni Hermoso por compartir en redes sociales una foto de ambas. «Aquí se une machismo y LGTBIfobia», asegura la activista de Gamá Jennifer Molina. «Se han juntado ambas cosas por ser mujeres, por haber denunciado una agresión y por ser visibles como mujeres lesbianas», añade.

«Al final los discursos de odio de ciertos políticos y administraciones dan pie a que la gente considere que puede insultar en redes sociales. Creen que desde el anonimato pueden decir lo que quieran, pero no es así», y recuerda que el Ministerio del Interior advierte persigue también estos delitos y que se pueden denunciar «a través de las propias plataformas».

Este mes también, y por el Día del Orgullo, el Ministerio de Trabajo, la patronal y los sindicatos cerraron un acuerdo que desarrolla la ley de igualdad LGTBIQ+ por el que se crearán protocolos contra el acoso y se fomentará la formación en los centros de trabajo para la igualdad y la no discriminación. Molina recuerda que hay varios estudios en los que se señala que aún muchas personas ocultan su orientación sexual en el ámbito laboral porque aún existe discriminación. «Por un lado en el acceso al mercado laboral, en este caso sobre todo a las personas trans que al ser percibidos tienen mayor dificultad frente a otras personas que viven dentro del armario con todo el dolor que eso supone. Y cuando has sido seleccionado o seleccionada la estrategia dentro del ámbito laboral es hablar de forma ambigua y controlar los gestos porque aún perciben que la empresa no es espacio seguro si se nos identifica como persona LGTB». Además, añade, es un «reflejo» de lo que se vive a nivel general en la sociedad. Por eso, añade, hay que seguir demandando la igualdad.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios