Borrar
Directo La actividad comercial en zonas rurales, a debate en el Parlamento de Canarias
Un gato sostiene a su presa, un lagarto de Gran Canaria. D. PADILLA
Gatos contra especies protegidas: la futura ley de bienestar animal «amenaza» a la fauna canaria

Gatos contra especies protegidas: la futura ley de bienestar animal «amenaza» a la fauna canaria

La Asociación para la Conservación de la Biodiversidad Canaria alerta del riesgo de auspiciar la existencia de colonias de felinos

Carmen Delia Aranda

Las Palmas de Gran Canaria

Viernes, 3 de junio 2022, 02:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Después del ser humano, la segunda especie más depredadora e invasiva de Canarias son los gatos callejeros y silvestres. Por ello, la Asociación para la Conservación de la Biodiversidad Canaria (ACBC) ha llamado la atención sobre ciertos aspectos del Anteproyecto de Protección, Derechos y Bienestar Animal que resultan negativos para la conservación de la fauna nativa y amenazada del archipiélago canario al promover la proliferación de colonias de gatos asilvestrados.

«Nosotros no estamos en contra del bienestar animal, pero nos oponemos a que el bienestar de unos pocos perjudique a muchos», explica Juana María González, bióloga y vicepresidenta de la ACBC, colectivo que reúne a 125 socios, la mayoría especialistas en materia de conservación medioambiental.

  • Nueva norma El anteproyecto prevé la captura, esterilización y retorno de gatos callejeros y salvajes

  • Colonias Este método, inviable en los gatos salvajes, no evitará la proliferación de las colonias de felinos asilvestrados

  • Choque El borrador vulnera la Ley de Patrimonio natural y Biodiversidad y las directivas europeas sobre aves y hábitats

Los animales autóctonos de las islas oceánicas, como Canarias, no han tenido que enfrentarse a mamíferos depredadores terrestres hasta que aparecieronlos gatos, responsables de buena parte de las extinciones de la fauna endémica y que mantienen en jaque a muchas especies protegidas y en peligro de extinción.

«El gato no es una especia nativa. Ha venido por la intervención del ser humano. Tiene un comportamiento individualista y solitario. Tiende a alejarse de los núcleos poblados y a criar libremente en la naturaleza», sostiene el biólogo Manuel Nogales, delegado en Canarias del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y autor de una decena de artículos científicos sobre el impacto de los felinos en la biodiversidad canaria, publicados desde el año 1988.

Nogales entiende que el anteproyecto, en lugar defender el control por parte de la población humana de sus propias mascotas, aboga por «mantener las colonias de gatos, en condiciones legales, fomentando su mantenimiento y protegiendo a las personas que las atienden».

Además, sostiene que la propuesta del borrador de imponer la captura, esterilización y retorno de los gatos asilvestrados es inviable, por la imposibilidad de controlarlos y el alto coste que tendría. «La Ley de Bienestar Animal no sobra, pero se ha extralimitado y no ha tenido el asesoramiento técnico adecuado porque entra en conflicto con otras leyes y normas vigentes, como el Real Decreto que actualiza el Catálogo español de especies exóticas invasoras», añade Nogales.

Un anteproyecto en conflicto con la normativa

«Desde la ACBC nos resultan poco realistas estas propuestas que no ayudan en nada a la conservación de la ya maltrecha biodiversidad autóctona ya que, castrados o no, y alimentados o no, los gatos van a seguir depredando sobre las especies autóctonas y complicando su conservación», indica la asociación en un comunicado.

El colectivo, que ha presentado una alegación al anteproyecto de ley, aboga por prohibir la presencia de estos animales en espacios abiertos donde no se puedan controlar, por obligar a sus dueños a identificarlos y a esterilizarlos, así como por capturar, esterilizar y trasladar a espacios cerrados a los ejemplares de las colonias asilvestradas.

«Aunque los gatos estén en un sitio urbano depredan mirlos, capirotes, currucas, canarios y herrerillos... especies incluidas en el catálogo de protección especial a nivel nacional», explica Juan Carlos Rando, profesor de Zoología y de Biología de la Conservación de la Universidad de La Laguna.

Una amenaza muy estudiada

«Sabemos que los gatos consumen más de 60 especies; todas las aves marinas y reptiles que depredan son endémicos, sin contar la gran de invertebrados endémicos que consumen», resalta Rando que recuerda que la propuesta de la asociación para los gatos asilvestrados no dista del actual tratamiento que reciben los perros domésticos. «Se hizo con los perros callejeros y ya no hay», sostiene el zoólogo que invita a mirar hacia otros países como Australia o Nueva Zelanda donde los gatos callejeros están prohibidos y hay recintos que los acogen y gestionan su adopción.

Restos de 80 petreles devorados por gatos en La Graciosa. Seo BIRD-LIFE

Lagartos gigantes, petreles, pardelas cenicienta o pinzones azul: el inapreciable botín de los mininos

Los gatos salvajes son una gran amenaza para la fauna endémica canaria, sobre todo para reptiles y aves marinas.

«Los lagartos gigantes en El Hierro, La Gomera y Tenerife viven en sitios inaccesibles donde no llegan los gatos. Es el único sitio que les han dejado. No se pueden expandir por la densidad de las poblaciones de gatos», sostiene el zoólogo Juan Carlos Rando.

«Los gatos han sido los causantes de que los lagartos gigantes estén en una precaria situación desde el punto de vista de la conservación», sostiene Nogales.

De hecho, en distintos estudios realizados en las islas se han hallado restos de pinzones azules, pardelas cenicienta o tarabilla canaria en los excrementos de los gatos. «Todas las aves marinas pequeñas y medianas han desaparecido de las islas principales y están recluidas en islotes donde no hay gatos», explica Nogales.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios