Borrar
Imagen de la entrada al núcleo urbano de Puerto Naos, desalojado desde el inicio de la erupción volcánica. ARCADIO SUÁREZ
Los gases volcánicos impiden el regreso de 1.500 personas a sus casas un año después

Los gases volcánicos impiden el regreso de 1.500 personas a sus casas un año después

La alta concentración de CO2 en Puerto Naos y La Bombilla sigue en niveles letales. El Cabildo estudia alternativas para facilitar el acceso a la zona

CANARIAS7

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA.

Martes, 6 de septiembre 2022, 08:18

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El presidente del Cabildo de La Palma, Mariano Hernández Zapata, dijo ayer que entiende perfectamente la desesperación de los vecinos de La Bombilla y Puerto Naos por no poder regresar a sus casas casi un año después de la erupción volcánica, pero subrayó que los gases que emanan en la zona son mortales.

La semana pasada dos vecinos de Puerto Naos se saltaron el perímetro de seguridad y resultaron afectados con mareos por la alta concentración de dióxido de carbono. Por ello, Hernández Zapata pidió ayer responsabilidad.

«Nos trae de cabeza a todos» la alta incidencia de gases y «vamos a seguir poniendo sobre la mesa alternativas para que de alguna manera se pueda convivir entre gases y personas, o por lo menos que se pueda seguir accediendo de manera puntual» a Puerto Naos y La Bombilla, dijo el presidente del Cabildo, aunque reconoce que no hay «una tendencia a la baja clara» en la presencia de gases.

Entre las medidas promovidas por el Cabildo, Hernández mencionó la compra de más de cien medidores de concentración de CO2 que se están instalando para permitir la apertura de zonas con baja incidencia de gases.

Pero insistió en que, aunque entiende la desesperación de los alrededor de 1.500 vecinos desalojados, no se pude olvidar que las emanaciones de gases desde el subsuelo «pueden provocar la muerte», de modo que la seguridad de las personas es la prioridad y el acceso a la zona sigue estando prohibido.

Explicó que se han autorizado accesos puntuales, al principio a casi todo el núcleo, pero conforme se ha demostrado la peligrosidad de los gases se han ido acotando las áreas accesibles.

Más de 500 personas han podido entrar a sus viviendas, también se están organizando visitas de los empresarios para que puedan ver cómo están sus establecimientos, «estamos poniendo el máximo de nuestra parte, siempre primando la seguridad de las personas», relató.

También insistió en que «esto no es ni un juego ni un capricho de la administración para que no entren los vecinos».

De hecho, casi cien de los 180 vecinos que aún viven en hoteles desde la erupción son de esas zonas costeras afectadas por los gases, cuyo cierre mantiene bloqueadas 4.000 camas turísticas.

«Se ha demostrado que en espacios abiertos se puede estar porque las concentraciones se diluyen, pero el peligro de muerte está en los espacios cerrados, principalmente en garajes, bajos y primeras plantas».

Justamente los que se saltaron los controles la semana pasada para entrar en su vivienda, «tuvieron serios problemas de asfixia, de ahogamiento, por la falta de oxígeno», aclaró.

Dispersión del C02 al aire libre

Por otro lado, investigadores del Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan) están desarrollando modelos numéricos de dispersión del CO2 en el ambiente exterior de Puerto Naos y La Bombilla. Estos modelos, señalan que en ciertos lugares y en determinadas condiciones de viento la concentración de este gas puede ser letal incluso en exteriores.

El objetivo de este modelo es valorar la peligrosidad asociada al CO2 en estos núcleos de la costa palmera, según informaron en sus redes sociales.

Los investigadores consideran que «el CO2 liberado a temperatura ambiente, a baja altura, tiende a formar una capa pegada al suelo que se mueve principalmente bajo el efecto de la gravedad y, secundariamente, del viento».

Mediante un software para la modelización físico-matemática avanzada de la dispersión de gases pesados, desarrolada por investigadores del Centro de Supercomputación de Barcelona, Istituto Nazionale di Geofisica e Vulcanologia (INGV) de Italia y Universidad de Southampton del Reino Unido, el Involcan ha podido calcular la modalidad de dispersión de este gas en el exterior de las zonas de Puerto Naos y La Bombilla a diferentes alturas y bajo las distintas condiciones de viento que se pueden dar en estas zonas.

El modelo, explican los científicos, se ha desarrollado a partir de medidas empíricas de concentración de C02 en el aire ambiente exterior y «evidencia la presencia de valores de concentraciones letales que puede alcanzar este gas en algunos momentos del día».

Además, destacan que, cuando el viento sopla desde el sureste, el C02 se dispersa a lo largo de todo el núcleo de Puerto Naos.

Involcan reconoce que no se sabe cuánto tiempo durarán las altas concentraciones de CO2 de origen volcánico en la zona que están monitorizando con 10 estaciones de medición, de las cuales 4 son para medidas en el exterior y 6 para la monitorización del aire ambiente en el interior.

medidores de CO2, adquiridos por el Cabildo de La Palma, se están instalando en distintos puntos para monitorizar la evolución de los gases para permitir la apertura de lugares con bajo nivel de riesgo

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios