Imagen tomada durante la manifestación por el 8M el pasado mes de marzo en la capital grancanaria. / COBER

Falta personal y coordinación entre instituciones: las carencias en la lucha contra la violencia machista

La memoria de la Adjuntía de Igualdad de la Diputación del Común señala que las quejas en el área aumentaron en 2021 un 4.02% con respecto al año anterior

Luisa del Rosario
LUISA DEL ROSARIO Las Palmas de Gran Canaria

Las mayores deficiencias que detecta la Adjuntía Especial de Igualdad entre Mujeres y Hombres y Violencia de Género de la Diputación del Común en esta área son «la falta de personal, incluido el especializado, lo que genera retrasos o falta de atención administrativa, así como la falta de coordinación entre las instituciones y las administraciones que intervienen en esta materia».

Así lo expresa en la memoria 2021 de la Diputación del Común, en la que también se recoge que las quejas en la Adjuntía de Igualdad crecieron el año pasado un 4,02% con respecto al anterior pasando de 149 a 155, con 93 investigaciones de oficio y 62 quejas a instancias de particulares.

DE INTERÉS

  • Justicia Es el ámbito en el que más quejas se presentan por la falta de personal y personal especializado en violencia de género. También denuncian el retraso de las ayudas.

  • Ayuntamiento La Adjuntía de Igualdad pide que actúen de forma «inmediata y efectiva» en casos de «especial vulnerabilidad».

  • Mutilación femenina La Adjuntía advierte que hay 761 niñas menores de 14 años en canarias que corren el riesgo de sufrirla, por lo que pide un protocolo de prevención.

Con respecto a 2018, año en que se creó la Adjuntía de Igualdad, se han contabilizado un 369,70% más de quejas ciudadanas, apunta la memoria.

La mayor parte de estas quejas se han interpuesto, y por ese orden, contra ayuntamientos, cabildos o el Gobierno de Canarias. e impulsaron 221 actuaciones frente a estas administraciones. «Son varias las quejas registradas a causa de la denegación de ciertas ayudas o prestaciones a las mujeres víctimas de violencia de género o el retraso en la resolución de las mismas», recoge la memoria.

Faltan recursos básicos

De hecho el 74% de las quejas responde a la falta de recursos materiales y personales, el 8% a temas relacionados con la vivienda. El 5% con la justicia y el 4% a prestaciones, ayuda y acceso a recursos.

Destaca «el número de quejas incoadas a raíz de problemas habitacionales y la necesidad de vivienda de mujeres víctimas de violencia de género». Hay situaciones de «especial vulnerabilidad» y la «carencia de recursos básicos es manifiesta» por eso pide a las corporaciones locales que su actuación sea «inmediata y efectiva, debiendo instrumentalizarse a través de atención directa, la prestación de ayudas de carácter social y de asesoramiento a la afectada y su unidad familiar».

Es en la Administración de Justicia donde las quejas se derivan hacia la falta de personal, incluido el especializado, dice la Adjuntía de Igualdad.

Mutilación genital femienina

También destaca los expedientes «relacionados con la prevención de la mutilación genital femenina». En Canarias se estima que hay 761 niñas de entre 0 y 14 años «en riesgo de sufrirla», dice la memoria.

En temas de Igualdad la Adjuntía ha recibido quejas por la vestimenta en un centro educativo o por la discriminación hacia las mujeres en las pruebas de salto de longitud para el acceso a la Policía Canaria.

La Adjuntía de Igualdad también pone de relieve que es « notoria la falta de equidad que sufren las mujeres ante los sistema públicos de protección social. En el caso de las mujeres mayores, esto les afecta especialmente pues, aunque son quienes más han contribuido al bienestar de la sociedad, son las que menos se benefician de las prestaciones del sistema».

La desigualdad «estructural» también afecta «a mujeres responsables de unidades familiares» a quienes afecta el desempleo o cuentan con salarios bajos. Y así mismo se interesó por los problemas de las personas trans, en particular por el hecho de que las genitoplastias feminizantes. En 2020 fueron varias mujeres trans las que presentaron quejas dado que no se realizaban en el Servicio Canario de Salud sino que las derivan a hospitales fuera de las islas donde ya hay una larga lista de espera por lo que se retrasan durante largos años.

u