«La transformación educativa real empieza por nosotros»

«No podemos esperar que las soluciones vengan de fuera. La transformación educativa real tiene que empezar por nosotros». Así de tajante se mostró el enamorado de la docencia César Bona, ganador del Global Teacher Prize en 2014, con sus compañeros asistentes a la conferencia sobre educación.

IBÓN S. ROSALES

Cesar Bona lleva 15 años dedicado a la escuela. Ha sido maestro de primaria, secundaria y bachillerato y, tras una oportunidad de oro fue coronado uno de los mejores profesores del mundo, ahora viaja aprendiendo de cole en cole y «dialogando», compartiendo conocimientos y enriqueciéndose del de otros. Ayer participó en la jornada Los nuevos retos de la educación, cómo conectar capacidades y motivaciones, junto a los ponentes Luis A. García y Arancha Ruiz, organizado por Eventoptf en la sala de conferencias de CANARIAS7.

Con un entusiasmo envidiable, Bona interactuó, pidiéndoles que por favor levantaran la mano, con cerca de un centenar de profesionales de la educación asistente a la jornada. Las carcajadas y anécdotas cómplices no faltaron en la sala y el maestro, ahora en excedencia, animó a sus compañeros a considerar a cada uno de sus alumnos un todo diferente, «cada uno tiene algo, debemos encontrar el talento en ellos, escucharles, somos alguien que te inspira para la vida», recordó.

Los educadores recordaron cómo se sentían cuando eran niños, de esta forma, invitados por Bona, las cosas se ven de otra perspectiva y ayuda sobre todo a quienes pretenden que los niños sean «pseudoadultos en el aula, y los niños son niños», exclamó.

«Los docentes debemos ser líderes y fomentar el pensamiento crítico, social y ecológico», lanzó. Temas como el bullying, la violencia de género o las nuevas tecnologías se incluyen en esta afirmación. Más allá de los contenidos o conceptos, «lo que aprendan les debe servir para vivir y hacer del mundo un lugar mejor», explicó. El ponente recordó a sus compañeros que su profesión «no es fácil», ser referentes es una responsabilidad grande que tendrá un impacto en la sociedad del futuro: «No podemos exigir lo que nosotros no damos». Bona no criticó a la Administración porque su objetivo es el primer eslabón y el más importante: los profesores. Los derroteros de la vida comienzan en las aulas. «Lo que queremos en la sociedad se debe promover en la escuela», zanjó.

Enseñar a programar, el grito del mercado laboral a los colegios

«¿Y tú qué quieres ser de mayor?», es la gran pregunta que no hay que hacer a los niños. La presión llegará, ¿por qué agobiarlos antes de tiempo?. La headhunter, cazadora de talentos, Arancha Ruiz, se encargó de poner en contexto de futuro a los profesores asistentes a la jornada. «Hoy el poder lo tienen quienes tienen la información», lanzó. La realidad social está sufriendo una transformación cultural en la que impera la «inmediatez, la personalización y la accesibilidad», enumeró Ruiz.

Según la experta, es necesario promover en las escuelas lo digital, «como una herramienta más, todos tienen que aprender a programar, es una herramienta aliada que será el requisito competitivo del futuro», aseguró. Potenciar la diferencia y hacerlos «globales, que se vayan fuera», también es importante.

«Démosles estos recursos, espíritu crítico, ilusión motivación». No hay que preguntarles qué quieren ser sino guiarles en un camino que les permita acercarse a ello y descartar todo aquello que no quieren ser.