Centro penitenciario de Valladolid y, a la derecha el presunto autor de las tres muertes de la Rondilla. / el norte

Encuentran ahorcado en su celda al presunto autor del triple crimen de Valladolid

Aaziz El-Yazid había ingresado este martes en prisión y se encontraba en periodo de observación

RICARDO SÁNCHEZ RICO | ANA NUIN

El presunto autor del triple crimen de la Rondilla ha sido hallado ahorcado en su celda de la cárcel de Villanubla. Aaziz El-Yazid había ingresado en prisión provisional, comunicada y sin fianza el martes pasado, según decretó el juzgado de Instrucción número 4 de Valladolid. Según explicaron fuentes penitenciarias, estaba solo en su celda, ya que se encontraba en observación, el procedimiento habitual cuando el acusado de un delito grave ingresa en un centro penitenciario.

Los investigadores apuntan al suicidio como causa de la muerte, una decisión que no era previsible, explicaron desde la dirección de la prisión, de donde Aaziz El-Yazid había salido hace escasas fechas tras haber cumplido condena por otros delitos.

El hombre estaba acusado de la muerte violenta de su mujer, Eva María Asensio, de 54 años, la madre de esta, María del Carmen González, de 78 y de Juan Carlos Palomino, un hombre de 72 al que el arrestado conocía.

Los hechos tuvieron lugar pasadas las cuatro de la tarde del sábado en el número 2 de la calle Marqués de Santillana, donde residía Juan Carlos Palomino y la calle Linares, 32, donde vivía Eva María Asensio. Se trata de dos viviendas cercanas, a escasos 200 metros, en el barrio de La Rondilla.

Asimismo, el hombre, que fue detenido a las 23:00 horas del pasado 13 de agosto, se enfrenta además de los citados cargos a delitos por daños, contra la salud pública, incendio y también a dos delitos de robo con violencia, lesiones y allanamiento de morada al intentar perpetrar la huida tratando de entrar en los inmuebles de dos matrimonios de personas mayores residentes en las calles Amor de Dios y Gutierre de Cetina.

Los vecinos definían al presunto autor como una persona «educada y de buenos modales», mientras tratan de poner orden en los motivos del crimen porque no saben «si han sido celos o algún ajuste de cuentas, aunque por drogas seguro», coindicen varios de ellos. También le definen como «una persona que en principio parece cercana, pero no sabemos mucho más sobre su vida», comenta un carnicero de Cardenal Torquemada.