Borrar
El pantano de Zufre, en Huelva, que está al 20% de su capacidad. Efe
Los embalses suben dos puntos y ganan 1.300 hectómetros cúbicos en una semana

Los embalses suben dos puntos y ganan 1.300 hectómetros cúbicos en una semana

Las borrascas de los últimos días alivian la situación de sequía y dejan el nivel de los pantanos en el 38% de su capacidad, «pero tiene que seguir lloviendo», advierten los expertos

J. A. Guerrero

Martes, 31 de octubre 2023, 13:55

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Los embalses españoles han experimentado en una semana una notable subida de sus reservas gracias a las lluvias asociadas al tren de borrascas que lleva barriendo la España peninsular desde hace quince días. Estas precipitaciones han elevado el nivel de los pantanos en 1.306 hectómetros cúbicos, una cifra importante si se tiene en cuenta que equivale al consumo anual de una población de 20 millones de personas.

En su conjunto, los embalses se encuentran a casi el 38% (37,9%) de su capacidad, una subida de 2,3 puntos porcentuales con relación a hace siete días. Fue precisamente el martes pasado cuando al fin se rompió la tendencia a la baja que se venía sucediendo desde mediados de junio. Hace siete días el nivel subió el 1,1% (580 hm3). Ahora es más del doble de esa cantidad. La parte negativa es que los aportes no han sido uniformes y las borrascas, que entraron por el golfo de Cádiz y por Galicia, no han dejado tantas precipitaciones en el litoral mediterráneo como en el interior peninsular.

La actual situación es mucho mejor de la que presentaban los embalses hace justo un año. Por estas mismas fechas de 2022, se encontraban al 32% de su capacidad, seis puntos menos que hoy. Es verdad que en comparación con la media de los últimos diez años (48%), la realidad es peor (diez puntos menos), pero ya son dos semanas consecutivas en las que se va corrigiendo. Con todo, aún tiene que llover mucho para acabar con la sequía meteorológica que padece el país y que ha llevado a restricciones en municipios de Andalucía y Cataluña, donde los pantanos de sus cuencas principales (la del Gudalquivir y la de Cataluña Interna) no alcanzan el 20% de su capacidad.

Esos 1.306 hectómetros cúbicos de más (cerca de un billón y medio de litros) representa la mayor aportación de agua que han recibido nuestras reservas desde nada menos que el 23 de enero de este año. En aquella ocasión, los embalses crecieron en 1.343 hectómetros cúbicos (37 hm3 más que ahora) y situaron el nivel en casi el 51% de su capacidad.

Los pantanos de todas las comunidades autónomas, excepto de dos, han mejorado sus niveles. Solo los de la Comunidad Valenciana (0,36% menos) y los de la Región de Murcia (0,68%) han bajado algo. También es verdad que los andaluces, donde más agua se necesita, apenas han experimentado un incremento de 0,2 puntos porcentuales. Algo es algo. Al menos no pierden. El premio gordo se lo han llevado los embalses de Asturias (un 11% más), los gallegos (10%), los navarros (7%) y los aragoneses (4,5% más).

Noticia «excelente»

Para el climatólogo y catedrático de Análisis Geográfico Regional en la Universidad de Alicante, Jorge Olcina, el aporte en una semana de esos 1.300 hectómetros cúbicos es una «noticia excelente», que sigue la senda de lo ocurrido hace siete días cuando se invirtió la tendencia de pérdida continua. «Estamos empezando a ganar recursos», dice Olcina, que cree que no se puede dar por cerrada la situación de sequía porque «hace falta que siga lloviendo en Andalucía y Cataluña, y que llueva un poco más en las cuencas del Júcar y el Segura«, una zona de litoral mediterráneo que no se ha beneficiado tanto de las precipitaciones como las cuencas del Tajo, del Duero o del Ebro.

La borrasca Ciarán traerá este jueves fuertes rachas de viento, lluvia generalizada y las primeras nevadas importantes en las montañas

Olcina recuerda que cada semana de los meses de julio y agosto «llegamos a perder entre setecientos y mil hectómetros cúbicos» por lo que «haría falta un par de meses como el de octubre» para compensar ese déficit. Y en principio esta semana se esperan nuevas lluvias. Porque llega la borrasca Ciarán, que a partir del miércoles y sobre todo del jueves, traerá un temporal de fuertes rachas de viento, lluvia generalizada y mala mar, así como las primeras nevadas importantes en las montañas a partir de los 900 a 1.000 metros, sobre todo en el norte. El portavoz de la Aemet, Rubén del Campo, ha advertido que el jueves será «el día más adverso del temporal» por esta borrasca procedente del Reino Unido.

Según la Agencia, la borrasca sufrirá un proceso de ciclogénesis explosiva, lo que significa que se «hará muy profunda en poco tiempo», con vientos muy fuertes, temporal marítimo y precipitaciones abundantes. De hecho, la Aemet ha anunciado avisos amarillos o naranjas en todas las comunidades autónomas (excepto Canarias) para el jueves, que será rojo (riesgo extremo) en la costa gallega por olas de hasta nueve metros.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios