El olor a fragancia ya cautivaba a los animales del Cretácico

08/08/2018

Compuestos presentes en perfumes y colonias han provocado la excitación olfativa desde que los dinosaurios recorrieron la Tierra en medio de la primera aparición de plantas con flores.

ETIQUETAS:

El entomólogo George Poinar Jr. de la Universidad Estatal de Oregón y su hijo Greg, un coleccionista de fragancias, encontraron evidencia de que los olores florales se originaron en flores primitivas hace unos 100 millones de años como atrayentes polinizadores, un papel que aún desempeñan aunque las flores de hoy también tienen pétalos de colores para atraer a los polinizadores.

"Apuesto a que algunos de los dinosaurios podrían haber detectado los aromas de estas primeras flores", dijo George Poinar. "De hecho, las esencias florales de estas primeras flores podrían incluso haber atraído a estos reptiles gigantes".

Los Poinar examinaron flores de ámbar de Birmania, incluyendo la flor de laurel glandular (Cascolaurus burmensis) y la flor estrella veteada (Tropidogyne pentaptera).

La investigación reveló que los compuestos químicos a base de flores que son la base de los perfumes y colonias que usamos hoy han estado proporcionando excitación olfativa a los insectos polinizadores y otros animales desde mediados del período Cretácico.

Sin pétalos de colores, las flores de ese período tuvieron que depender únicamente de los olores para atraer a los polinizadores.

"No se pueden detectar olores o analizar los componentes químicos de las flores fósiles, pero se pueden encontrar los tejidos responsables de los aromas", dijo George Poinar, profesor emérito de la OSU College of Science.

Los tejidos secretores florales que producen estos olores incluyen nectarios, tricomas glandulares, eláforos y osmóforos.

Los nectarios son glándulas que producen fragancias y depósitos dulces que aman los insectos. Los tricomas glandulares son pelos con células que producen y emiten productos secretores perfumados. Los eláforos son glándulas sebáceas aromáticas. Los osmóforos, también conocidos como glándulas de fragancias florales, son grupos de células especializadas en la emisión de fragancias.

El estudio también encontró que los tejidos secretores de estas flores del Cretácico son similares en estructura a los de sus descendientes modernos. Eso sugiere que las flores modernas y antiguas de los mismos linajes producen esencias similares.

Algunas de las flores estudiadas estaban incluso en el proceso de emisión de compuestos en el momento en que fueron engullidas por la resina del árbol que luego se convirtió en ámbar.

El estudio también incluyó una flor de algodoncillo (Discoflorus neotropicus) y una flor de acacia (Senegalia eocaribbeansis) en ámbar de la República Dominicana de 20 a 30 millones de años de antigüedad.

Las glándulas de anteras en la flor de acacia fósil fueron especialmente atractivas para las abejas, una de las cuales se fosilizó al visitar los estambres. Hoy, las abejas siguen visitando flores de acacia que tienen el mismo tipo de glándulas de flora que existían en el pasado antiguo.

"Es obvio que las flores estaban produciendo olores para hacerse más atractivas para los polinizadores mucho antes de que los humanos comenzaran a usar perfumes para hacerse más atractivos para otros humanos", dijo George Poinar.

  • 1

    ¿Le parece oportuno que la Armada exhiba las mayores maniobras del año en la playa de Las Canteras?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados