La lucha contra el coronavirus

El bulo de la app secreta de la Covid-19

02/06/2020

Puede que hayas recibido un WhatsApp advirtiéndote de un problema de seguridad: que Apple y Google están instalando una app del Covid-19 en nuestros teléfonos. Este nuevo bulo está siendo ampliamente compartido por las redes sociales, y no tiene ninguna clase de veracidad.

Ni Google ni Apple están instalando una aplicación sobre la Covid-19 en los móviles sin informar a los usuarios, pese a que así lo asegura un mensaje que circula por WhatsApp. El mensaje en cuestión alerta de que «Google está instalando secretamente una aplicación de Covid-19 en los móviles» bajo el sistema operativo Android «sin informar a los usuarios».

Se trata de un sistema desarrollado conjuntamente por los gigantes tecnológicos para que bajo sus sistemas operativos puedan funcionar aplicaciones de rastreo de infectados por el coronavirus que puedan poner en marcha por las autoridades sanitarias competentes, siempre que el usuario lo autorice. Además, requiere que el usuario se baje e instale voluntariamente la correspondiente aplicación de rastreo que considere oportuna.

Sistema de notificaciones

Así, según explica Maldita Tecnología, los teléfonos que llevan el sistema operativo Android, de Google, «se están actualizando para incluir una nueva característica que consiste en un sistema de notificaciones que permite que se pueda instalar en él una aplicación de rastreo de contactos de personas contagiadas por Covid-19». La nueva funcionalidad, en efecto se denomina «Notificaciones de exposición al Covid-19» y su objetivo es que «nuestro móvil pudiese avisarnos de que hemos estado en contacto con una persona enferma por coronavirus y que debemos tomar medidas».

Maldita Tecnología concreta que en el caso de Google, la actualización se realiza «a través de un servicio que se llama Google Play Services» y que «puede hacerse de manera automática», por lo que se puede dar la circunstancia de que el usuario no se haya percatado de que tiene «el Sistema de Notificaciones de Exposición implantado» en su móvil.

Por el contrario, Apple sí que especifica a los usuarios que la actualización del sistema operativo incluye el sistema de notificación de exposiciones, entre otras cosas.

«Esfuerzo conjunto» de Apple y Google

Las multinacionales estadounidenses Google y Apple hicieron publico el pasado 10 de abril que iban a realizar un «esfuerzo conjunto» para que todos los móviles que funcionen tanto bajo el sistema operativo Android (Google) como iOS (Apple) incorporen una característica que habilite la instalación de aplicaciones de rastreo de contactos ante infecciones de Covid-19 basado en tecnología Bluetooth.

De esta forma, el 20 de mayo ambas compañías presentaron mediante un comunicado la tecnología que permite a las autoridades sanitarias de todo el mundo lanzar sus propias aplicaciones de rastreo.

Se trata de una interfaz de programación de aplicaciones (API) compatible para Android (Google) e iOS (Apple). Las API (Application Programming Interface, por sus siglas en inglés) son el marco dentro del que operan los sistemas informáticos e históricamente las de Android e iOS han sido incompatibles entre ellas.

La nueva API, sin embargo, permite una comunicación fluida entre ambas con la idea de que las aplicaciones oficiales que creen las distintas autoridades sanitarias puedan descargarse tanto en iOS como en Android, y la información que recaben pueda ser agregada sin importar cuál es el lenguaje informático de cada aparato.

La idea es aprovechar la ubicuidad de los sistemas operativos para móviles de Apple y Google para recopilar y poner a disposición de las autoridades sanitarias en todo el mundo datos de movilidad y de contactos entre individuos que permitan hacer un mejor seguimiento y predicciones de las infecciones del coronavirus.

De este modo, si una persona entra en contacto con otra que haya dado positivo o que después de la interacción dé positivo por coronavirus podrá recibir un aviso en su teléfono y someterse a una cuarentena para determinar si se produjo infección.

Tecnología Bluetooth

El servicio está basado en el uso del Bluetooth (una tecnología menos invasiva que la geolocalización) y el carácter voluntario de los programas, ya que los usuarios serán quienes se descarguen la aplicación del organismo de salud correspondiente y las activen. Para que resulten efectivas, los usuarios deberán llevar siempre consigo el teléfono móvil y Bluetooth activado. Esto último podría suponer un excesivo gasto de batería, pero la tecnología desarrollada por las dos compañías anticipa un bajo uso de la misma.

Asimismo, Google y Apple explican que el sistema «requiere el consentimiento explícito del usuario» y añaden que «no recopila información de identificación personal o datos de ubicación del usuario».

En base a la descripción proporcionada en los dispositivos con Android, el teléfono del usuario necesita «tener activado el Bluetooth para recoger y compartir de forma segura ID aleatorios con teléfonos que estén cerca». Esos ID se eliminarían automáticamente a los 14 días.

El dispositivo, además, deberá tener activada la ubicación para detectar los dispositivos Bluetooth cercanos, pero «las notificaciones de exposición a la Covid-19 no usan la ubicación del dispositivo», señala la citada explicación. De este modo, con el sistema de notificaciones activo y la aplicación de rastreo elegida e instalada voluntariamente por el usuario en funcionamiento, esta podrá avisar si el usuario ha estado cerca de alguien que haya indicado que ha dado positivo en una prueba de detección de la Covid-19.

Por último, si el usuario diese asimismo positivo en un test de detección, también tendría la opción de compartir dicha información con la aplicación autorizada «para que otros usuarios reciban la notificación con datos anónimos».