Plan paralelo de ejercicio y gestión de emociones

28/06/2018

Uno de los aspectos más criticados por los docentes del escrito que la directora de la Agencia Canaria de Calidad Universitaria y Evaluación Educativa, Teresa Acosta, ha dirigido a los directores de los institutos es el relativo a que la participación de los alumnos en la liga escolar de videojuegos, tiene carácter de actividad extraescolar, pero se hace con profesorado propio.

Para los participantes «voluntarios» en «esta novedosa iniciativa», explica Acosta, la Consejería de Educación ha creado «un programa didáctico paralelo» en el que tendrán que participar «obligatoriamente» y que contará de «actividades físicas y estrategias para la gestión de las emociones». Dos aspectos, que los docentes tienne claro que se «ahorrarían» si no se introducen los videojuegos en las escuelas. Lo mismo que el ofrecimiento a las familias de información y formación sobre esta actividad y el uso educativo y responsable de los juegos electrónicos, dice Yanira Troya, profesora de Educación Física y miembro del STEC, que considera que su «única finalidad es disimular las alertas que el asunto suscita, en un intento desesperado de maquillar la certeza de la relación directa de los e-sport con el desarrollo de una adicción. Es como darte los ingredientes para enfermar y ofrecerte la cura en el mismo paquete».