Imagen de archivo de una clase en la Facultad de Ciencias de la Salud de la ULPGC. / c7

En Medicina «no ha sentado bien» que la Junta decida no ampliar las plazas

Parte del profesorado cree que la respuesta debe darla la ULPGC y no la Facultad y que hay que valorar la oferta del Ministerio de Sanidad, que aportará recursos

Luisa del Rosario
LUISA DEL ROSARIO Las Palmas de Gran Canaria

El r echazo de Ciencias de la Salud de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) a ampliar plazas en Medicina y Enfermería para el próximo curso no ha sentado bien a todo el profesorado de la facultad. La decisión se tomó el pasado 7 de noviembre en una Junta extraordinaria, y fue por unanimidad, pero algunas voces recuerdan que asistieron muy pocos miembros de dicho órgano. Este rechazo, además, contradice las intenciones del rector, Lluís Serra, que en la apertura oficial de curso anunció que la ULPGC se podría acoger a la propuesta del Ministerio de Sanidad. La ministra, Carolina Darias, que participó en ese acto, señaló que por primera vez los presupuestos del Ministerio contarían con una partida para ayudar a las universidades públicas a ampliar plazas en Medicina y Enfermería. Más de 50 millones de euros que podrían invertir en infraestructuras y profesorado si incrementaban entre un 10 y un 15% el número de nuevas matrículas en esas facultades. La idea es paliar la falta de profesionales sanitarios en España.

Pero la Facultad de Ciencias de la Salud se opone, o al menos una parte de ella. « La Junta de la Facultad no es competente» para tomar esa decisión. «El responsable de cambiar el número de plazas de un título es el vicerrector del área [Luis Hernández Calvento, responsable de Grados, Posgrados y Nuevas Titulaciones], no una Junta de Facultad», lamenta la profesora Josefina Ramal, docente en Ciencias de la Salud y miembro del órgano de gobierno de la Facultad. « Yo soy partidaria de que hagamos un adecuado análisis y valoremos la necesidad real de profesionales de Enfermería y Medicina en nuestro territorio para los próximos años. Si uno atiende a la realidad la necesidad de médicos es patente. Parece que no hay ni que discutirlo. Un informe del Departamento de Métodos Cuantitativos en Economía y Gestión de la ULPGC explica que en un futuro muy próximo, 10 años, necesitaremos menos pediatras y más especialistas en Geriatría Atención Primaria o Medicina Interna. Pero en Enfermería no pasa lo mismo. En mayo se publicó un estudio en el cual se identificó claramente que existe una muy buena tasa de reposición de enfermeras: por cada una que se jubila entran dos», explica Ramal.

Por eso, insiste, «partiendo de la realidad creo que tenemos que sentarnos a hablar y debatir y no adoptar unilateralmente una decisión», aclara. «La Junta de Facultad no es competente, y menos con una votación así, porque tiene 100 miembros y ahí votó un puñadito. Y no es tema para una junta extraordinaria, que se reserva para algo urgente. El ampliar plazas hay que hablarlo y analizarlo como oportunidad que la ULPGC tiene para atender esa demanda social tan importante en Canarias y para aprovecharnos de recursos económicos para instalaciones y personal, sobre todo en Medicina», abunda la docente. Por ello, reconoce, «no ha sentado bien en un grupo de personas» que se tomen así las decisiones.

Aulas más grandes y más docentes para 20 nuevas matrículas

A juicio de la profesora Josefina Ramal, de Ciencias de la Salud, la Facultad «se quedo pequeña el mismo día que se abrió». Por eso, añade, ampliar matrículas un 15%, unas 20 plazas, obligaría a hacer «cambios estructurales y construir aulas más amplias». Algo que, recuerda Ramal, contempla la ayuda que daría el Ministerio de Sanidad. Además harían falta más docentes. Y aquí, dice Ramal, «sí que es verdad que estamos en un momento complejo ya estamos viviendo cómo los profesores y catedráticos se jubilan y no se reponen porque cuesta muchísimo acreditar en la ANECA una carrera académica».