La universidad del pueblo cumple 30 años

25/04/2019

El 26 de abril de 1989 el Parlamento de Canarias aprobó la Ley de Reorganización Universitaria que supuso la creación de la ULPGC, que nació gracias a una imparable movilización popular. En este tiempo de sus aulas han salido 63.186 personas titulados, un dato que refleja su contribución al desarrollo de Canarias

La Universidad de Las Palmas de Gran Canaria está de celebración. Este viernes se cumplen los 30 años de la aprobación por parte del Parlamento canario de la ley que supuso su creación, uno de los grandes hitos de la educación en el archipiélago. Y se podrá celebrar este aniversario porque una sociedad se echó a la calle previamente para exigir el derecho de sus hijos e hijas a estudiar en una universidad pública completa en la provincia de Las Palmas. Según las palabras del rector de la ULPGC, Rafael Robaina, en la presentación de los actos del aniversario, la apuesta es «recuperar el espíritu» que hizo posible la creación del centro académico.

La evolución en este tiempo ha sido evidente. En su primer curso la ULPGC tuvo 6.814 estudiantes y en este supera los 22.000. Pero el dato que más evidencia su contribución al desarrollo de la sociedad de las islas y a la formación de su ciudadanía es que en tres décadas en el centro académico se han titulado en sus carreras 63.186 personas. «Nuestra universidad surgió de la gran demanda social y en este aniversario apostamos por recuperar ese espíritu por el que se generó la ULPGC», dijo Robaina.

141 millones

En 30 años la universidad grancanaria ha pasado de 391 a 1.717 docentes; de impartir 14 titulaciones a los 41 grados y seis dobles grados de la actualidad, además de los cinco en teleformación, 25 másteres, 13 doctorados, 33 títulos propios o cinco programas formativos para mayores de 55 años. El presupuesto también ha evolucionado mucho, pasando de los 23 millones de euros (3.825 millones de las antiguas pesetas) el año de su creación a los 147 de 2019. Otro dato significativo es que en estas tres décadas se han creado once institutos universitarios de investigación, muchos de ellos punteros.

La Universidad de Las Palmas de Gran Canaria es uno de los pocos centros públicos de enseñanza superior del país que nació por el empeño y movilización de una sociedad que luchó contra viento y marea por hacerla realidad. El 26 de abril de 1989 el Parlamento de Canarias aprobó la Ley de Reorganización Universitaria de Canarias, que significaba la creación de la ULPGC, integrando los estudios de la Universidad Politécnica de Canarias, el Colegio Universitario de Las Palmas y magisterio y empresariales adscritos a La Laguna, universidad que recurrió la decisión.

Este logro estuvo impulsado por una movilización popular sin precedentes y con la férrea oposición de la Universidad de La Laguna y de los políticos de Tenerife, convirtiéndose en uno de los focos del llamado pleito insular. El 7 de julio de 1982 Gran Canaria vivió la primera gran manifestación, con 200.000 personas en la calle exigiendo, en palabras del primer rector de la ULPGC, Francisco Rubio Royo, que sus hijos e hijas «pudiesen titularse y tener oportunidades de futuro». En 1982 en Gran Canaria estaba implantada la Universidad Politécnica de Canarias, entonces con menos de 4.000 alumnos por los 20.000 de La Laguna.

La definitiva

El 19 de mayo de 1988 la movilización fue aún mayor. 300.000 personas salieron a la calle bajo el lema de Universidad, ahora sí y ese impulso fue imparable. El 26 de abril de 1989 el Parlamento canario aprobó la Ley de Reorganización Universitaria, a la que el Constitucional dio el sí definitivo en junio de 1990. En palabras del actual rector, Rafael Robaina, «la creación de la ULPGC ha supuesto un motor de desarrollo económico, educativo y social para Canarias y las cifras lo certifican.