La lista de excluidos en las oposiciones de Educación es la mayor de la historia

05/06/2018

1.260 aspirantes no están entre los admitidos provisionales y 200 están un «limbo administrativo-electrónico». El plazo de reclamación acaba el jueves. El STEC pide la dimisión de Soledad Monzón.

Algo más del 10% de los aspirantes a ocupar alguna de las 1.160 plazas que conforman la oferta pública de empleo de la Consejería de Educación han quedado provisionalmente excluidos del proceso de oposición que se inicia el 24 de este mes (el día antes es la presentación) y para el que se han presentado 13.030 solicitudes (11.066 opositores). Todos los sindicatos achacan este porcentaje tan elevado de excluidos de la convocatoria a los problemas habido con el sistema de inscripción telemático que, por primera vez, era el único a través del que se podía hacer la matriculación.

El STEC pide la dimisión de la consejera Soledad Monzón

En concreto, son 1.260 las solicitudes rechazadas, que afectan a más de 1.000 personas, pero, además hay algo más de 200 inscripciones que se han quedado en lo que José Ramón Barroso, secretario de la Federación de Enseñanza de CCOO, denomina un «limbo administrativo-electrónico» porque «no están ni admitidos ni excluidos» pese a haber hecho la inscripción telemática.

«Es la primera vez en la historia que se alcanza un número de excluidos tan desorbitado», asegura Emilio Armas, portavoz del STEC, que lo achaca ya no solo a los problemas del sistema telemático, sino a los «errores flagrantes» cometidos por Educación en esta convocatoria, dice.

Desde Educación aseguran, sin embargo, que la «inmensa mayoría» de las solicitudes excluidas no están relacionadas con los fallos del sistema de inscripción electrónico, sino a otras causas. Tal es así que el viernes la Consejería publicó una guía sobre cómo subsanar determinados motivos de exclusión, entre los que están el de no pagar la tasa o no pagar la cantidad correspondiente, no aportar la documentación acreditativa (o, la aportada, no reunir los requisitos) del derecho a bonificación o exención, o haberse equivocado al escoger la especialidad o el turno de participación. El sindicato STEC, que ayer pidió la dimisión de la consejera, Soledad Monzón, y del viceconsejero de Educación y Universidades, David Pérez-Dionis, por su «incompetencia sin precedentes», paradójicamente tenía colgada en su web esta guía y la mayoría de comentarios de afectados (a los que el sindicato responde) tiene que ver con la excensión del pago de tasas si se estaba en el paro antes del 3 de mayo (fecha de publicación de la convocatoria).

También el presidente de ANPE Canarias, Pedro Crespo, consideró que «hay errores que siempre ocurren», pero si apuntó que «los más delicados son los referentes a las solicitudes que no están ni admitidas ni excluidas» y que tanto este sindicato como CCOO calculan en algo más de 200. Crespo, sin embargo, lo mismo que CCOO, no cree que haya que «sacar las cosas de quicio, ni pedir dimisiones», como hace el STEC, sino que se trata de que «un procedimiento tan complicado como este -dijo- salga lo mejor posible».

El plazo para presentar las reclamaciones acaba el jueves y se espera que en menos de una Educación publique las listas definitivas de admitidos y excluidos.