Borrar
Imagen de archivo de alumnado de una centro público en Gran Canaria. JUAN CARLOS ALONSO

Las familias, en contra de las clases 'online' por calor: «Las aulas tienen que ser seguras»

Las AMPA rechazan el protocolo por altas temperaturas de Educación y urgen a que se mejoren las infraestructuras educativas. Los sindicatos docentes ven el plan como un «parche»

Luisa del Rosario

Las Palmas de Gran Canaria

Jueves, 18 de abril 2024, 02:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Las familias rechazan el protocolo que presentó este martes la Consejería de Educación sobre cómo actuar ante los episodios de altas temperaturas y reclaman que las aulas sean «seguras haga frío o calor». Por eso urgen a que se mejoren las infraestructuras educativas. A juicio del presidente de la Confederación de Asociaciones de Madres y Padres de Canarias (Confapa), Pedro Gil, el documento que presentó el consejero, Poli Suárez apunta a que «ha estado bien lo que hicieron en la ola de calor de octubre cuando mandaron a los niños y niñas a casa sin tener en cuenta a las familias».

El protocolo establece cuatro niveles de riesgo que permiten adoptar distintas medidas en función del nivel de alerta por altas temperaturas en los distintos municipios, desde la salida anticipada para evitar las horas de más calor en las aulas hasta la suspensión de clases presenciales y su sustitución por enseñanza 'online'.

Este protocolo, dice Gil, «no permite la conciliación y no mejora en infraestructuras para acondicionarlas al tiempo que tenemos. Seguimos sin zonas de sombra. Los colegios no disponen de agua [para beber]. Hay medidas que son muy básicas y podrían ayudar. En Andalucía no darían clase nunca. En canarias el problema es el grandísimo déficit de las infraestructuras educativas. Y tampoco se ha aprendido que la enseñanza 'online' no llega a todas las familias», lamenta.

Además, afirma Gil, «en lo que se activa la enseñanza 'online' ya ha pasado la ola de calor». En definitiva, abunda, «seguimos con lo mismo. Olas de calor, los niños en casa y padres que no saben qué hacer».

Gil insiste en la necesidad contar con un calendario en el que se priorice la mejora de las «nefastas» infraestructuras educativas que hay en Canarias porque «estos aumentos de temperaturas han venido para quedarse» y recuerda que en Lanzarote sigue el colegio Costa Teguise con el alumnado en «barracones». «La Consejería tiene la responsabilidad, les dejamos en tutela a los niños y niñas. Las aulas tienen que ser seguras haga frío o calor. Tienen que garantizarlo y dar un paso adelante. No puede ser que, como le ocurrió a una familia de mi colegio, que el hermano de siete años tiene que cuidar al de tres», denuncia Gil.

«Es un parche, donde hay que actuar es en las infraestructuras»

Para el STEC, la medida es «un parche». El protocolo para actuar ante las olas de calor en los centros educativos «nos parece un remedio» aunque recoge muchas de las propuestas realizadas por este sindicato «con respecto olas de calor que van a ser recurrentes debido cambio climático», señala Gerardo Rodríguez. «Pero es un parche porque donde hay que actuar es en las infraestructuras educativas. Tenemos centros de 40 o 50 años de antigüedad que no están acondicionados para los nuevos tiempos», señala el portavoz del STEC.

Rodríguez recuerda que ya hace dos años el STEC recomendó que en la ley del cambio climático incluyeran mejoras como «los sombreados vegetales en los patios y zonas de esparcimiento del alumnado, evitar pérdidas de agua, transformación energética... De mil y pico centros solo una veintena usa energías sostenibles, y pedíamos el aislamiento térmico de los centros. Todo eso se fue dejando y ahora tampoco se está haciendo nada. No hay suficiente financiación para todas esas reformas», advierte.

Coincide con las familias, además, en que la brecha digital se pondrá de nuevo de relieve si se opta por las clases 'online'. «Esas diferencias entre las familias, que ya se detectó en el confinamiento en la pandemia, tiene que estar resuelta», añade.

Rodríguez también señala que además se han olvidado del «factor humano», los docentes, que lo están «pasando muy mal, tienen clases a tope, a veces están hacinados, y con las olas de calor la sensación térmica dentro del aula es todavía peor», añade.

Este jueves, ademas, el STEC ha emitido un comunicado en el que tilda de «inútil» este protocolo «improvisado que no se ha negociado y que se limita a trasladar la responsabilidad a los equipos directivos sin aportar soluciones concretas»

Pedro Crespo, de ANPE, por su parte, ve «positivo» el protocolo que venían pidiendo «desde hace mucho tiempo», pero cree que al afectar a las condiciones laborales debía haberse tratado en la mesa sectorial.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios