Es el momento de desarrollar la creatividad

En ese estado desagradable de no saber qué hacer es donde los niños desarrollan toda su imaginación. Es positivo que experimenten actividades que no sean digitales

A.D.L. / LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

La creatividad es la capacidad de generar nuevas ideas o conceptos que habitualmente producen soluciones originales. También se considera así a las nuevas asociaciones de ideas y conceptos conocidos. Esta idea es sinónimo del pensamiento original y creativo. Con los niños es muy importante estimular la creatividad, para que con el paso de los años se convierta en algo natural y aprovechable para su futuro. Muchos estudios afirman que una persona creativa goza de más confianza en sí misma, capacidad intuitiva, imaginación, entusiasmo y capacidad intelectual. Con todo esto sobre la mesa, el verano es un momento ideal para fomentarla y estimularla en los niños. Los más pequeños tienen una increíble capacidad para expandir su imaginación y convertir lo cotidiano en algo extraordinario, por eso realizar actividades con ellos también ayudará a los adultos a trabajar y seguro que mejorar su capacidad creativa. Es muy común a día de hoy que los niños encuentren una forma de ocupar su tiempo en la tecnología: ver una película mientras están en el coche, cenar con la televisión puesta aunque en realidad no estén prestando atención, perder horas en el ordenador haciendo nada, jugar con el móvil, tener conversaciones de poco contenido por mensajitos o cambiar canales de forma pasiva frente a la pantalla. Por tanto, una buena idea es desconectarse de internet y las nuevas tecnologías. Si los niños no tienen acceso a móviles, tabletas, videoconsolas y demás dispositivos tecnológicos se crearán horas muertas en las que deberán desarrollar su imaginación y creatividad. Por eso es importante que durante las vacaciones familiares haya momentos en los que habrá que dejar que se aburran para que activen su mente y busquen otras alternativas de ocio distintas a las habituales. De hecho, es de la sensación medianamente desagradable de estar aburridos de donde nace la creatividad y experimentación. Está claro que hará falta también actividades que involucren juegos divertidos que promueven el desarrollo cognitivo e inteligencia. Compaginar juego con diversión es una manera ideal de hacer uso del tiempo libre que ofrece el verano.

Algunas opciones para entretenerse

Juegos clásicos

En verano hay tiempo para todo. Desde libros a juegos de mesa, pasando por documentales o películas de siempre. En cuanto a la lectura, es posiblemente la actividad que más estimule la creatividad y la imaginación ya que tendrán que formarse una idea en su mente únicamente con los datos que les proporciona la lectura. Por ejemplo, una actividad puede ser leer un libro común en familia e ir comentando cada capítulo a medida que se va avanzando en el mismo. O, por ejemplo, los juegos de mesa tradicionales, que son una fantástica oportunidad de reunir a pequeños y grandes durante las vacaciones familiares.

Manualidades

Por otro lado, realizar manualidades es una de las actividades más completas para trabajar la creatividad. Habrá que crear un rincón de trabajo propicio para realizarlas. Además, realizar un listado de lo qué se va a necesitar, en el que los niños tomen la iniciativa a la hora de ir a comprar materiales. Cada niño tiene sus preferencias en cuanto a tizas, acuarelas, rotuladores, tijeras, papel de distintas texturas... La idea es dar rienda suelta a su imaginación y que ellos decidan lo que quieren hacer con las herramientas de las que disponen.

A los fogones

Gracias a la mayor disponibilidad de tiempo, el verano puede ser un buen momento para dejar que los niños se involucren en la cocina. Aprender recetas sencillas, contribuir con algunas más elaboradas o que sugieran diferentes ingredientes hasta dar con un plato único y que, para ellos, tendrá un significado especial.

Pintar