El ‘software’ de la ULL detecta cuatro plagios en año y medio

26/09/2018

La Universidad de La Laguna tiene desde enero de 2017 un programa informático antiplagio y la ULPGC está valorando entre varios sistemas para comprar uno y empezar a usarlo este curso

ETIQUETAS:
- ull

La Universidad de La Laguna (ULL) cuenta desde 2017 con un programa antiplagio para detectar si sus alumnos copian en sus trabajos de fin de grado, de fin de máster o en sus tesis doctorales textos ya publicados. Se trata del mismo software que emplean otras 28 universidades españolas y muchas inglesas, el Turnitin, creado por la Universidad de California en 1988 y que en poco más de año y medio ha detectado cuatro trabajos plagiados por alumnos de másteres y doctorado de la institución tinerfeña.

En la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) se sigue, dice su rector, Rafael Robaina, un estricto «control de supervisión» del alumno y en estos momentos se están probando varios software antiplagio para su implantación este curso.

Durante 2017, la ULL sometió al Turnitin aquellos trabajos de fin de grado (TFG), de fin de máster (TFM) y tesis doctorales sobre los que existía alguna sospecha de plagio. Desde este año y, por tanto, desde mitad del curso pasado y para el que ahora comienza, se pasan por el software antiplagio de manera voluntaria los TFG, aleatoriamente todos los TFM, además de los TFM sospechosos, y todas las tesis doctorales, explica Ernesto Pereda, director de la Escuela de Doctorado y Estudios de Posgrado de la ULL. Desde finales de año también pasan por el Turnitin los artículos que se envían a revistas científicas y de la universidad.

«El número de plagios es ínfimo», asegura Pereda, «lo mismo» que lo es, dice, en todas las universidades españolas. En el curso 2017/2018 se presentaron en la ULL 170 tesis doctorales y entre 600 y 700 TFM y, de todos los trabajos, solo cuatro cantaron al someterse a Turnitin. Fueron tres TFM de distintos máster de Ciencias Sociales y una tesis doctoral de Ingeniería.

En los cuatro casos los alumnos retiraron sus trabajos. Pereda defiende que el programa sirve, además de para detectar plagios, como método de evaluación del alumno y de la universidad.

El software permite una reprogramación para que cada universidad le incluya los parámetros que considere. En el caso de la ULL, no se tienen en cuenta similitudes consistentes en fragmentos cortos (frase, nombres o términos científicos) y solo a partir de un 25% de coincidencias hay base para sospechar de plagio, «y a veces no lo es».

Parámetros

La ULL ha parametrizado su programa antiplagio en función de sus necesidades. El Tunritin está a disposición de todos los investigadores (IPs) de la ULL y los directores de másteres y tesis. El programa señala en el texto del alumno los posibles plagios y un informe de las fuentes utilizadas. El objetivo de la ULL es integrarlo en su plataforma digital. Cuando el Turitín detecata menos de un 25% de coincidencias en un trabajo entiende que pueden ser citas o, títulos de obras, explica José Manuel Erbez, coordinador del programa en la Biblioteca de la ULL. A más coincidencias, más probabilidad de plagio.

  • 1

    ¿Debe gastar más dinero el Gobierno canario en fomentar la educación para niños de 0 a 3 años?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados