El 30,7% de los alumnos de la ULPGC deja sus estudios en dos años

30/09/2017

La Universidad de Las Palmas de Gran Canaria tuvo en el curso 2015-16 una tasa de abandono temprano de los estudios del 30,72% del alumnado. La de rendimiento (créditos aprobados en función de los matriculados) se situó en el 74,35%. El Consejo de Gobierno aprobó ayer el plan para mejorar estos indicadores.

El documento, que fue expuesto ayer en Consejo de Gobierno de la ULPGC por el vicerrector de Coordinación y Proyectos Institucionales, José Miguel Doña, será presentado al Gobierno canario para negociarlo, ya que el aumento del éxito del alumnado es uno de los objetivos clave del modelo de financiación que las dos universidades públicas canarias han firmado con el Ejecutivo regional. El plan de la ULPGC analiza las causas del bajo rendimiento y plantea medidas para mejorarlo, que se pondrán en marcha ya este curso. La tasa de abandono inicial dice el porcentaje de estudiantes de nuevo ingreso que deja sus estudios en los dos años siguientes. En el curso 2015-16, el 30,72% de los alumnos que iniciaron una carrera en 2013 la había dejado. Las peores tasas de rendimiento también se concentran en los primeros cursos de los grados.

Entre las causas del elevado porcentaje de abandono, la ULPGC destaca «el desconocimiento de los títulos en los que se matriculan» los estudiantes o «la deficiente formación previa». Así, el documento señala que «los bajos resultados de rendimiento han estado vinculados a los planes de estudio de secundaria, que no han facilitado el perfil de ingreso para realizar con éxito un primer curso de un título universitario».

Otro problema «es el bajo nivel de inglés que tienen los estudiantes», ya que «la mayoría de los estudiantes no disponen del nivel B1 que necesitan cuando inician sus estudios universitarios». El estudio destaca como otro causante del abandono del alumnado «las bajas expectativas de inserción laboral».

La ULPGC reconoce que influyen las metodologías docentes que se emplean: «En el primer curso de muchas titulaciones, las aulas están masificadas, con más de 100 estudiantes y en muchos casos las actividades docentes se imparten a través de las clases magistrales; sin embargo, estos alumnos que se incorporan a la universidad requieren nuevas metodologías docentes y atención más personalizada a través de la reducción de los grupos y de la tutorización».

Otro factor que se apunta son «las condiciones socioeconómicas en los últimos cursos, que han motivado el abandono de los estudiantes que no consiguen beca». Así, destaca que el número de reclamaciones por impago de matrículas del curso 2013-2014 (5.535) duplicó el de otros años.

Como medidas a adoptar para mejorar el rendimiento de los estudiantes la ULPGC propone la certificación de los sistemas de garantía de calidad de todos los centros; facilitar el estudio en las asignaturas del primer curso universitario o mejorar los resultados en las asignaturas de primero a través de acciones dirigidas a estudiantes de primaria y secundaria. El plan incluye la obligatoriedad de que cada centro analice anualmente las causas del abandono de sus títulos y los resultados de rendimiento y de satisfacción, «centrándose en detectar las asignaturas que tienen los peores resultados y las causas de esos resultados.

La ULPGC cree necesario, además, «flexibilizar» las normas de progreso y permanencia aprobadas por el Consejo Social, ya que actualmente muchos estudiantes son excluidos por consumir convocatorias a las que no se presentan.