Educación refuerza las inspecciones en los centros

11/11/2017

Los inspectores entrarán en las aulas para supervisar a los docentes en plena clase en más centros que en el curso anterior, evaluarán también el trabajo de gestión de los equipos directivos de los colegios e institutos y tendrán sesiones específicas para detectar buenas prácticas.

Las llamadas supervisiones en el aula llegarán este curso a más colegios y los inspectores dejarán de ir en pareja a los centros. Lo harán de forma individual y decidirán si quieren entrar en las clases acompañados de un asesor o especialista de la materia. Aunque la cifra se concretará la próxima semana, irán a un mínimo de 140 centros –dos por cada uno de los 70 inspectores educativos– y las supervisiones se realizarán a final de este mes.

Esta observación del trabajo en el aula «para contribuir a la mejora de la práctica docente», la revisión de la gestión administrativa y la detección de buenas prácticas son los tres ejes del nuevo modelo de supervisiones en los centros que presentó ayer el viceconsejero de Educación, David Pérez Dionis, a los inspectores educativos.

Una de las novedades es que la Consejería «recupera» la inspección del trabajo de gestión que se realiza en los colegios e institutos canarios, supervisiones que se llevarán a cabo en febrero. «Es algo que se ha venido haciendo de siempre y nos lo piden los propios equipos directivos; el objetivo, como el resto de supervisiones, es ayudar a mejorar la calidad del sistema educativo», destacó Pérez-Dionis. Según el viceconsejero, el inspector entra en las aulas como «asesor pedagógico y siempre con la intención de ayudar al profesorado».