Borrar
Directo El pleno del Parlamento aborda cuestiones como Dependencia o la acogida de menores migrantes
Imagen de archivo de escolares a la puerta del colegio. Efe
Educación negociará si elimina la jornada intensiva: «Es difícil contentar a todos»

Educación negociará si elimina la jornada intensiva: «Es difícil contentar a todos»

El consejero dice que buscará «para el próximo curso» la «mejor solución» para conciliar las demandas de las AMPA y las del personal docente

Luisa del Rosario

Las Palmas de Gran Canaria

Sábado, 27 de enero 2024, 01:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El consejero de Educación, Poli Suárez afirma que «está totalmente de acuerdo con las familias» sobre el trastorno que les supone que creyeran que este junio no se aplicaría la jornada reducida en Infantil y Primaria y que, sin embargo, acaban de enterarse de que «se mantiene» porque los sindicatos recurrieron la medida por vulnerar las condiciones de trabajo de los docentes. Pero también entiende la reivindicación de los docentes. Por eso, asegura, negociará con «todas las partes» de cara al próximo curso, pese a que «es difícil contentar a todos».

«Esto fue una orden que se sacó en la anterior legislatura», dijo Suárez en referencia a que se eliminó en las instrucciones del curso 2023-24 la «jornada intensiva» de junio en las dos primeras etapas educativas manteniéndose solo la de septiembre. Después, «el anterior Gobierno dio marcha atrás y lo dejó en como está», es decir, se vuelve a la jornada reducida, que implica una hora menos de clase entre el 1 y el 21 de junio. «¿Cual es el motivo por el que lo vamos a mantener este curso?», se preguntó el consejero, «que vamos a empezar ya los trabajos, esas conversaciones esos encuentros con todas las partes implicadas para buscar la mejor solución».

Suárez recordó que habrá que hablar de «ampliar las actividades extraescolares, lo que implica el incremento de personal. Nosotros vamos a contratar hasta 100 nuevos trabajadores y trabajadoras. Ya vamos por el 60% de las contrataciones de personal de apoyo a los comedores escolares, etcétera». Que el alumnado salga una hora antes implica, señalaron las familias a este periódico, que todo el horario escolar se adelanta 60 minutos, incluida la «recogida tardía», servicio por el que las familias deben pagar.

«Yo lo que quiero es encontrar la mejor solución para que, por un lado, la conciliación familiar sea una realidad y también que se respeten esos derechos que tiene el personal de la Consejería», abundó Poli Suárez.

«Por eso», continuó, «vamos a mantenerlo así este curso de cara a empezar a trabajar ya para llegar al mejor acuerdo para el próximo curso, que espero poder llegar». Suárez se refiere a que las instrucciones del año académico, que empieza en septiembre, se suelen publicar en abril, por lo que la Consejería tendría solo tres meses para negociar un cambio para el curso 2024-25. «Vamos a escuchar a las familias, a las asociaciones de madres y padres y a ver cómo podemos solucionar sus reivindicaciones y la del personal porque hay que compaginar ambas», añadió.

El consejero también señaló que estas «conversaciones» comenzarían en breve. «En las próximas semanas empezamos a trabajar en esa negociación de cara al próximo curso. Aunque sé que es difícil contentar a todo el mundo», admitió.

Los sindicatos docentes reclaman el mantenimiento de esta reducción de jornada porque en esa hora el personal docente adelanta tarea administrativa o las evaluaciones. Señalan, además, que esto se viene haciendo desde hace 30 años en Infantil y Primaria. La presidenta de la Federación de Asociaciones de Madres y Padres del Alumnado de Centros de Enseñanza Galdós (FAPA), Mariam Álvarez, advirtió de que las familias quieren «repensar» todo el calendario escolar «y que su nuevo diseño pivote sobre el derecho a la educación del alumnado».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios