Foto de archivo de niños y niñas y su educadora en la escuela infantil Bambi de la capital grancanaria. / ARCADIO SUÁREZ

Los colegios públicos se abrirán para la educación de 0 a 3 años: el plan canario prevé 2.401 plazas

Es una de las medidas incluidas para llegar a una tasa de escolarización del 40% en 2025. Ahora está en el 23,4%, trece puntos por debajo de la media estatal

TERESA ARTILES Las Palmas de Gran Canaria

La escolarización de los niños y niñas de 0 a 3 años es uno de los grandes déficits del sistema educativo canario. Solo el 23,4% de menores de esta edad va a una escuela infantil en las islas, trece puntos por debajo de la media estatal. Y la mayoría, además, acude a centros privados, donde se concentra una oferta que está fuera del alcance de las familias con menos recursos. Así, en el archipiélago hay 241 centros que imparten Infantil de 0 a 3 años, 162 privados, el 67,2%, con un total de 7.957 plazas, y 79 públicos que ofertan 5.490.

Una de las medidas incluidas en el 'Plan estratégico para el primer ciclo de Educación Infantil de en Canarias (0-3 años)' que el Gobierno prevé aprobar en febrero para aumentar la oferta de plazas públicas es abrir por primera vez los colegios al alumnado de dos años, el último curso de esta etapa educativa temprana.

El plan abarca medidas a ejecutar entre este año y 2025. El borrador, al que ha tenido acceso este periódico, ha sido remitido por la Consejería de Educación a los grupos parlamentarios y otros organismos para que aporten propuestas e incluye ofertar en cuatro años un total de 2.401 plazas gratuitas en los colegios públicos de Infantil y Primaria de Canarias para escolares de dos años, con 565 en 2022 -el próximo curso- y 612 cada uno de los tres años restantes.

Se priorizará la creación de aulas en los municipios donde no hay oferta o la que tiene es insuficiente en función de la demanda. Además, «dentro de cada municipio se ha tenido en cuenta las zonas en las que existe un mayor número de alumnado en situación de vulnerabilidad», señala el borrador. La prioridad es rehabilitar aulas ya existentes en los colegios, y si no hay posibilidad se construirán nuevas en «zonas vacantes de los mismos centros».

Esta es una de las acciones previstas en un plan cuyo objetivo es aumentar las plazas públicas hasta alcanzar una tasa de escolarización del 40% de la población de entre 0 y 2 años en 2025.

Otra pieza clave de la estrategia es la creación de nuevas escuelas infantiles de titularidad municipal, con ayudas directas destinadas a financiar las obras. Además, ya se ha publicado en el Boletín Oficial de Canarias el convenio entre la Consejería de Educación y la Federación Canaria de Municipios para la gestión y financiación compartida de estas escuelas, que concentran la oferta pública en las islas.

Las cuotas de las plazas se financiarán entre la Consejería de Edducación, los ayuntamientos y las familias y se establecen cinco tramos en función de los niveles de renta. Las familias del nivel de ingresos más alto pagarán toda la cuota y en los cuatro tramos restantes los ayuntamientos financiarán el 33,33%, mientras que la Consejería de Educación aportará el 33,33% de la cuota en el caso del alumnado de familias en el tramo 2 de renta, el 40% en el 3, el 50% en el cuarto y el 66,67% del coste de la plaza del alumando cuya renta familiar se sitúe en el quinto tramo, el más bajo, de tal manera que no pagarán ningún tipo de cuota.

Los ayuntamientos canarios que se adhieran al acuerdo se comprometen a mantener, durante los cuatro años, las plazas escolares del primer ciclo de educación infantil autorizadas por la consejería, aportar el personal docente y no docente y elaborar una propuesta pedagógica.

Impulsar la adaptación de los centros que acogen a niños y niñas de 0 a 3 años que no tienen autorización previa para que cumplan con los requisitos normativos de las escuelas infantiles y crear una línea de ayudas para que el alumnado en situación socioeconómica desfavorable pueda acceder a una plaza en los centros privados son otras dos acciones para aumentar la escolarización en la etapa educativa.

Una línea de financiación esencial del plan estratégico canario de 0 a 3 años serán los 39,5 millones que Canarias recibirá del Estado hasta 2023 para crear un total de 3.879 plazas públicas.

Más allá de favorecer la conciliación familiar y laboral, el primer ciclo de Infantil es una etapa educativa clave para compensar las desigualdades socioeconómicas del alumnado, un «motor de equidad» que favorece el desarrollo cognitivo, emocional y social de los niños y niñas, que en años posteriores se traduce en un mayor éxito y rendimiento académico respecto al alumnado que no ha sido escolarizado en estas edades tempranas.

Una oferta insuficiente y desigual

Pocas plazas, la mayoría en centros privados y repartidas de una forma muy desigual entre islas y municipios. El borrador del plan estratégico para el primer ciclo de Educación Infantil en Canarias incluye un diagnóstico de la situación actual de esta etapa educativa en el archipiélago a partir del cual se proponen medidas para alcanzar en 2025 una tasa de escolarización del 40% a base de aumentar la oferta pública de calidad que llegue, sobre todo, al alumnado más vulnerable.

«Las familias con menos nivel de renta son las que en mayor medida manifiestan no tener cubierta su necesidad de cuidado infantil, conjuntamente con las monoporantales», señala el documento. La razón, no tener recursos para hacerlo. Y todo en una comunidad con el 36% de la población en riesgo de pobreza o exclusión social, una de las más altas del Estado.

En la actualidad tan solo en Gran Canaria, La Gomera, La Palma y Tenerife hay municipios que disponen de una oferta de plazas, entre públicas y privadas, igual o superior al 40% de la población infantil menor de tres años. Además, a pesar de la escasa oferta hay vacantes porque las familias no se lo pueden costear: la oferta abarca al 30,9% de la población canaria de 0 a 2 años, pero la tasa de escolarización solo llega al 23,4%, el 12,7% en centros privados y el 10,7% en públicos.

La provincia de Santa Cruz de Tenerife tiene una oferta mayor que la de Las Palmas -35,4% frente al 26,6%-, aunque el borrador del plan estratégico canario señala que esta diferencia viene marcada principalmente por el gran número de plazas privadas con las que cuenta la isla de Tenerife y por la oferta pública en La Gomera y La Palma, que supera en ambos casos el 30% de niños y niñas de 0 a 2 años. Mientras, en Lanzarote, Fuerteventura y El Hierro la oferta total no alcanza el 16% de la población de esta edad.