Borrar
Un alumno entra en el colegio Kaizen Montessori. Cober

El colegio Kaizen Montessori anuncia su cierre: las familias, en «shock emocional»

La dirección comunicó su decisión esta semana para que el alumnado pueda solicitar plaza en otros centros educativos de Gran Canaria para el próximo curso

T.A.

Las Palmas de Gran Canaria

Jueves, 11 de abril 2024

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

«Con un peso muy grande en nuestros corazones, nos dirigimos a ustedes para compartir una noticia que nos llena de tristeza e impotencia. Es con profundo pesar que les informamos que Kaizen Montessori cerrará sus puertas al finalizar el mes de junio».

Así comienza el escrito que la dirección del colegio en el que están matriculados 135 niños y niñas comunicó a las familias que el próximo curso no estará en funcionamiento, lo que ha supuesto un auténtico «shock emocional» para ellas, ya que les corta la posibilidad de que sus hijos sigan recibiendo en un centro homologado el modelo pedagógico por el que habían apostado. Y con la «urgencia» de buscar en días plaza en otros centros.

El Kaizen Montessori, ubicado en Tafira, comunicó a las familias la decisión de forma tan repentina para que tuvieran tiempo de escolarizar a los menores en otros colegios para el próximo curso, ya que Educación abrió el 8 de abril el plazo de solicitud de plazas, que termina el día 22, explica Richa De Armas, director del centro privado.

El motivo que más ha pesado para tomar la decisión del cierre es que la propiedad del inmueble, la orden religiosa de las Adoratrices, ha comunicado su intención de venderlo porque le ha salido un comprador «importante».

El contrato de alquiler, de diez años de duración, se vence en 2025 y en estas circunstancias «no se puede garantizar la continuidad del proyecto», asegura el director del colegio, que además ha recibido la negativa de Educación para concertarlo. Y a esto se suma la dificultad de mantener la viabilidad económica del proyecto educativo en un contexto marcado por la crisis económica de muchas familias y la baja natalidad, añade De Armas.

El centro, que imparte Educación Infantil y Primaria, arrancó su actividad el 3 de octubre de 2011 y tardaron ocho años en obtener la homologación de la Consejería de Educación. «Nos miraron con lupa por la diferencia», sostiene De Armas.

Revoltura emocional, sorpresa, shock, desamparo...Muchas familias han expresado su desolación por el cierre e incluso hay amagos de organizarse para poder levantar una cooperativa que mantenga un centro basado en esta pedagogía alternativa que, de forma muy resumida, busca que niños y niñas se desarrollen con libertad, autonomía y a su ritmo en un entorno amable y equilibrado.

«Para las familias que el colegio cierre nos supone una revoltura emocional muy importante, porque es el único centro en Gran Canaria homologado para impartir el método Montessori en Primaria; en mi caso mi hijo empieza primero y nos quedamos desamparados, porque lleva tres años recibiendo una metodología alternativa y ahora no nos queda otra que la tradicional, y no lo creo justo», sostiene Melanie Ramos a la entrada del colegio.

Yaiza Fernández, madre de otro escolar, tiene la misma sensación: «Primero es la sorpresa de tener que buscar en diez días otro centro y emocionalmente es devastador porque como familia nos sentimos que no tenemos la opción de elegir un método parecido a este. Además del shock emocional está la urgencia de buscar cole y no hay dónde».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios