Foto de archivo de una clase de secundaria en el IES Santa María de Guía. / COBER

Canarias sigue sin currículos: «Así no podemos orientar al alumnado»

La plataforma de directores y directoras de secundaria critica el retraso de Educación. Desconocen optativas o aspectos básicos de la nueva modalidad de bachillerato

Teresa Artiles
TERESA ARTILES Las Palmas de Gran Canaria

La Consejería de Educación del Gobierno canario aun no ha publicado los nuevos currículos por la aplicación de la Lomloe, más conocida como ley Celaá, y ese retraso está afectando a los centros, sobre todo a los institutos, que no pueden orientar al alumnado y sus familias en la elección de materias optativas para el próximo curso porque las desconocen o sobre aspectos relevantes de la nueva modalidad de bachillerato.

La plataforma de directores y directoras de secundaria de Canarias señala en un escrito que la no publicación hasta la fecha de los currículos a nivel de la comunidad autónoma, cuando desde el 30 de marzo está publicado en el BOE el Real Decreto por el que se establece la ordenación y las enseñanzas mínimas de la Educación Secundaria Obligatoria, está implicando «falta de orientación al alumnado y sus familias».

«No podemos orientar en la elección de algunas materias que son optativas porque desconocemos su contenido. Por ejemplo, en tercero de la ESO con las nuevas asignaturas, comunicadas hace solo unos días, de Cultura y Ciudadanía Digital o Economía Personal y Social y lo mismo pasa en cuanto a la atención al alumnado que no curse la materia de Religión, solo tenemos las nociones muy generales del real decreto», señalan en un escrito firmado por Hermelindo Suárez Quintana y Francisco José Santana González como representantes de la plataforma.

Y ponen otro ejemplo de cómo afecta el retraso de los currículos: en Bachillerato hay una nueva modalidad, el General, «del cual no podemos orientar al alumnado en temas muy importantes para ellos y sus familias como a qué carreras va dirigido, o, a qué ciclos formativos de grado superior le da preferencia», añade el escrito.

Además, los centros desconocen el contenido de algunas asignaturas como, por ejemplo, Matemáticas Generales, y qué diferencia guarda con las Matemáticas de los otros bachilleratos. «Son cuestiones que van a determinar el futuro a medio plazo de nuestro alumnado», destaca la plataforma.

«Nos resulta frustrante no poder responder a estas cuestiones cuando el alumnado acude a nosotros en busca de respuestas», añade el texto.

Sin planificación

El retraso en la publicación de los currículos conlleva a su vez «retraso en la planificación» de los centros. Así, la plataforma de directores de las islas explica que «las programaciones didácticas de los departamentos sufrirán un retraso considerable, hay que prepararse las nuevas asignaturas y eso conlleva un trabajo importante, no se improvisa».

«Cada clase que se imparte, lleva detrás un proceso de creación laborioso, para que le resulte atractiva al alumnado y favorezca su proceso de enseñanza-aprendizaje», dicen.

También inciden en que hay asignaturas que no saben a qué departamento serán asignadas o desconocen «el número de optativas que pueden impartir los centros en primero de bachillerato».

De las más retrasadas

«Somos conscientes de que es un trabajo laborioso, pero hay comunidades autónomas que están más avanzadas en este aspecto, ¿por qué nosotros no?», se pregunta la plataforma.

Además, como reflexión general, las y los responsables de los institutos de secundaria de Canarias destacan que «la implantación de una nueva ley educativa implica un importante cambio curricular que ha de hacerse con tiempo y de manera planificada, habría que difundir la ley entre la comunidad educativa, informar, preparar e incluso formar al profesorado para que pueda hacer frente a ese nuevo reto, porque de lo contrario, estaríamos empezando la casa por el tejado, así lo dicen incluso, los propios autores de la ley».

Muestras de libros «sin apenas contenidos canarios»

El retraso en la publicación de los nuevos currículos educativos afecta también al material didáctico. La plataforma de directores y directoras explica que «los centros informan a las familias de los libros de texto, en papel o digital, para el próximo curso y actualmente de las muestras que llegan de las distintas editoriales, apenas han contemplado contenidos canarios porque ellas también lo desconocen, y lo ideal sería elegir con estos contenidos ya incluidos», destacan.