Agentes de la Policía Nacional detienen al hombre que mantuvo secuestradas a sus sobrinas durante ocho años. / policía nacional

Detenido en Cartagena por mantener secuestradas a sus sobrinas durante ocho años

El arrestado salió de Yemen en 2014 y recorrió diferentes países de todo el mundo con sus dos hijas y sus dos sobrinas sin problema alguno hasta llegar a España

L.V.

Un vecino de Cartagena ha sido detenido por la Policía Nacional acusado de secuestrar a sus dos sobrinas durante ocho años. El sospechoso, yemení y de 54 años, abandonó su país en 2014 junto con sus hijas y las dos jóvenes -una de ellas menor de edad-. Según explicaron fuentes del cuerpo, el hombre mantenía sometidas a las víctimas, que solo podían hablar con otras mujeres y en su presencia. Además, supuestamente había retirado todos los aparatos electrónicos del domicilio que compartían para aislarlas del mundo exterior.

Fue el coordinador de una ONG de la ciudad portuaria que acoge y atiende a personas en situación de exclusión el que dio la voz de alerta el pasado septiembre. Denunció que las cuatro mujeres -las hijas y sobrinas del acusado- vivían sometidas a éste.

La Policía Nacional, tirando del hilo, descubrió que el hombre llevó en marzo de 2020 al aeropuerto Adolfo Suarez de Madrid acompañado por las cuatro mujeres. Sobre el paradero de la madre de sus hijas y de los padres de sus sobrinas, explicaron las fuentes, dio diferentes versiones cuando fue interrogado.

Agentes de la Policía Nacional junto a las sobrinas secuestradas. / PN

Los investigadores destaparon, además, que las chicas solo se relacionaban con otras mujeres de la ONG y siempre en presencia del su familiar, solicitando su aprobación para responder a cualquier pregunta. En las visitas al domicilio, los agentes observaron que los alimentos básicos como legumbres, cereales, fruta y demás se almacenaban en la habitación del varón, siendo él quien gestionaba y administraba los alimentos. A toda esta información, se sumaba, explicaron las fuentes, que las cuatro mujeres presentaban síntomas de malnutrición y extrema delgadez.

En el domicilio, los agentes pudieron comprobar las malas condiciones de habitabilidad, ventanas forradas con propaganda y colchones en precarias condiciones de salubridad, entre otras precariedades.

Su madre las seguía buscando

Tirando del hilo, la Policía pudo reconstruir el viaje de estos familiares hasta España. El grupo salió de Yemen en 2014 y comenzó un periplo en el que recorrieron diferentes países durante años: Malasia; Corea del Sur, donde estuvo 15 días; Indonesia, donde permaneció sobre un año; Ecuador, donde solicitó asilo y permaneció cuatro meses; Colombia, donde aceptaron su asilo y de donde salió, tras casi dos años, hacia Turquía. En el país turco, al dirigirse al consulado de Yemen para renovar su pasaporte, le notificaron que tenía una denuncia por secuestro de sus dos sobrinas. Para evitar que le retirasen a las jóvenes, remarcan las fuentes, partió en avión hacia España.

El coordinador de una ONG dio la voz de alerta al observar que las víctimas vivían sometidas al sospechoso

Los agentes, a través de la Interpol, comprobaron que la madre de las dos sobrina -mujer del hermano del investigado- seguía buscando a sus hijas. A través de la Agregaduría de Interior en la Embajada de España en Arabia Saudí, pudo ser localizada la madre, manifestando por videoconferencia que su cuñado se llevó a sus hijas en el año 2014 y que no sabía nada de ellas desde hacía ocho años. También afirmó que desconocía de dónde obtenía su cuñado los medios económicos para sobrevivir.

La Policía solicitó autorización al juzgado de Cartagena, que instruye el caso, para entrar en la vivienda y detener al sospechoso. Tras declarar ante el juez, ha ingresado en prisión. Las cuatro jóvenes han recibido asistencia. En el registro de la casa se incautaron cerca de 5.000 euros en efectivo y aproximadamente 2.500 dólares americanos.