Detenidas siete personas en Mallorca por torturar a un discapacitado

Retuvieron al hombre, que organizaba una suerte de concurso en redes sociales para conseguir «looks más arriesgados», y le tatuaron dos penes en la cara, le cosieron los dedos de los pies y le pusieron pegamento en la boca

I. CORTÉS Madrid AGENCIAS

La Policía Nacional ha detenido a siete personas, cuatro hombres y tres mujeres, de entre 20 y 35 años, en Manacor, por torturar y retener a un hombre durante dos días. Según la información obtenida por la Policía, los hechos habrían comenzado el pasado viernes cuando la víctima, un hombre de 30 años y con una discapacidad intelectual del 38%, quedó con un grupo de jóvenes en la Plaza de España de Palma y decidió acompañarlos hasta el domicilio que una de ellas tenía en Manacor, cuya madre, una de las detenidas, sabía lo que estaba pasando.

Allí, le retuvieron y le torturaron. Supuestamente le tatuaron penes en la cara, pezones y sujetadores en la espalda, le cosieron los dedos de los pies, le pusieron pegamento en la boca y le arrancaron las cejas. Además, lo vistieron de mujer y le obligaron a hacer la compra travestido en un supermercado de Manacor.

Cuando el joven logró salir de la vivienda en la que estaba retenido, avisó a una amiga, que es la que llamó a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. La Policía entonces se dirigió a donde estaba el chico, que presentaba diversas lesiones y marcas, para iniciar las diligencias pertinentes, mientras una patrulla lo acompañaba a un centro hospitalario. A partir de ahí la Policía detuvo en dos días -ayer efectuó las últimas hasta el momento- a las siete personas que supuestamente habían vejado a la víctima, aunque no se descarta que haya más arrestos. Los jóvenes, detenidos por presuntos delitos de detención ilegal, lesiones y vejaciones, pasarán a disposición judicial este miércoles.

Tal y como recoge Europa Press, según se pudo saber después fue el propio joven quien convocó una suerte de concurso en las redes sociales con el que buscaba «un look más arriesgado». Fuentes cercanas al caso confirman que el 'concurso' conllevaba castigos puntuales a cambio de dinero. Si la víctima perdía, se sometía a una serie de vejaciones y castigos físicos. Si ganaba, no pasaba nada.

El suceso fue adelantado este martes por el periódico 'Última hora'.