ACFI PRESS

La desescalada avanza a dos velocidades, con más medidas para Gran Canaria y Tenerife

En Gran Canaria y Tenerife, los grupos se limitan a 8 personas y el cierre a las 3.00 horas. En el resto del archipiélago, se permite un máximo de 12 personas y cerrar a las 4.00 horas

Carmen Delia Aranda
CARMEN DELIA ARANDA Las Palmas de Gran Canaria

Canarias ha optado por eliminar de forma progresiva las restricciones para combatir la covid y a partir de hoy se suavizarán nuevamente los horarios, el número máximo de personas que se pueden reunir y los aforos. Este avance en la desescalada se hará a dos velocidades; en las islas capitalinas la flexibilización será menor, atendiendo a sus peores indicadores epidemiógicos y en el resto, las nuevas normas serán más laxas, según explicó el viceconsejero de Presidencia del Gobierno regional, Antonio Olivera, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno.

Así, a partir de hoy, en Gran Canaria y Tenerife, el horario máximo de cierre de los establecimientos se fijará a las 3.00 de la madrugada, se permitirán reuniones de hasta ocho personas, salvo convivientes, y los aforos, como norma general, se ampliará al 75% al aire libre y al 50% en espacios cerrados.

En el caso de La Gomera, El Hierro, La Palma, Lanzarote y Fuerteventura, el límite horario se fija a las 4.00 horas, los grupos podrán ser hasta de doce personas y el aforo se amplía en espacios abiertos al 100% y en interiores, al 75%.

En cuanto a las actividades culturales y el deporte profesional, con independencia del nivel de alerta sanitaria, el aforo se limita a un 85% al aire libre y a un 75% en espacios interiores.

También en todas las islas, con independencia del riesgo por contagio, se podrá cubrir el 100% del aforo en el transporte público terrestre, urbano y metropolitano.

Además, se flexibilizarán las visitas hospitalarias en las islas capitalinas, mientras que en el resto del archipiélago se podrán realizar con normalidad.

«Estas medidas se adoptan como consecuencia del proceso de desescalada iniciado hace dos semanas y la pretensión es continuar en esa línea mientras los indicadores sigan progresando como hasta la fecha», comentó Olivera que recordó que en todas las islas se han reducido tanto los contagios, que han bajado un 17% en la última semana, como la presión asistencial. Además, subrayó que, a diferencia otras comunidades que han preferido una eliminación abrupta de las restricciones, Canarias ha optado por aplicar un proceso gradual de desescalada para tener cierto control de las medidas por si hubiera un rebrote.

En cuanto a los niveles, el único cambio es la bajada de Lanzarote al nivel 2, mientras que se Gran Canaria y Tenerife siguen en el 4 y La Palma, El Hierro, La Gomera y Fuerteventura en el 3.

Por su lado, el presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, confirmó ayer que el archipiélago está en un proceso imparable de desescalada. «Con las decisiones que se tomarán esta y la próxima semana avanzamos hacia la nueva normalidad, en el camino de eliminar todas las restricciones», dijo.

Visitas hospitalarias

El Consejo de Gobierno decidió ayer abrir la mano en cuanto al restrictivo protocolo de las visitas hospitalarias que, hasta ahora, estaban suprimidas en las islas en nivel 3 y 4, salvo en el caso del acompañamiento de menores, embarazadas, enfermos terminales o cuando a criterio del facultativo se creyera necesario. Sanidad aprobó ayer que en Gran Canaria y Tenerife se permitan las visitas hospitalarias «supervisadas por personal del centro» y extremando las medidas de prevención. En las demás islas, se podrá visitar a los hospitalizados con normalidad. El viceconsejero de Presidencia, Antonio Olivera, reconoció la dureza del protocolo sanitario vigente hasta ayer y señaló que con él se pretendía evitar brotes hospitalarios. «No recibir visitas dificulta a los pacientes sobrellevar una situación ya difícil», manifestó.