Una de las plantaciones de marihuana. / Guardia Civil

Descubren nueve plantaciones de marihuana en un pueblo de 800 vecinos

Algunas de las plantaciones estaban ocultas en sótanos bajo puertas blindadas

J.M.L. Toledo

La localidad de Hormigos (Toledo) tiene sólo 823 habitantes y su economía se basa en el cultivo de la vid y en la ganadería. Sin embargo, algunos de sus vecinos se dedicaban últimamente a actividades más lucrativas aunque ilegales: el cultivo de marihuana.

La Guardia Civil ha detenido a 19 de ellos dentro de la operación '«Hormiguero verde' por pertenecer a una banda dedicada al tráfico de droga. En concreto, poseían plantaciones de marihuana en nueve viviendas de este pueblo, ocho de las cuales habían ocupado ilegalmente. Se han intervenido 10.311 plantas de marihuana en avanzado estado de crecimiento así como dos armas largas de fuego -una de las cuales había sido robada en la Comunidad de Madrid-, material logístico dedicado al cultivo de droga por un valor de 400.000 euros y 1.000 euros en metálico.

Cinco de las viviendas estaban situadas en el casco urbano de este pequeño pueblo y las otras cuatro en una urbanización a las afueras de la localidad. Algunas de ellas contaban con sofisticados dispositivos de seguridad con el fin de proteger las plantaciones de posibles «vuelcos» -robos entre bandas de traficantes» y estaban protegidas por perros potencialmente peligrosos.

Plantaciones blindadas

En una de estas casas la plantación de marihuana se encontraba oculta en un sótano al que se accedía a través de un pequeño agujero de un metro cuadrado en un muro de una dependencia de la planta baja. En otro de los domicilios el acceso a la plantación se realizaba por una puerta blindada en la parte trasera de la vivienda, a ras de suelo, mediante una trampilla oculta en una habitación. Una tercera vivienda poseía una puerta blindada de dirección de apertura opuesta a la propia del domicilio, lo que dificultaba el acceso al interior. Los 19 detenidos, 13 hombres y 6 mujeres, de edades comprendidas entre 26 y 45 años, han pasado a disposición del Juzgado de Instrucción de Torrijos (Toledo) por los delitos de cultivo y elaboración de droga, pertenencia a grupo criminal, defraudación de fluido eléctrico, ocupación de inmueble sin autorización y tenencia ilícita de armas.