7 claves para una Semana Santa segura en el agua

Consejos y recomendaciones para disfrutar con seguridad a la hora de darse un baño en playas o piscinas, o practicar cualquier deporte en las aguas del archipiélago

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

Durante la Semana Santa del pasado 2021, se registraron tres afectados con heridas de diversa consideración, entre ellos, un menor rescatado en estado crítico tras sufrir un ahogamiento en una playa de Pájara.

Sin embargo, en el mismo período de 2020 no se contabilizaron incidentes debido a la declaración del Estado de Alarma consecuencia de la llegada del covid-19, y la consiguiente prohibición de acudir a playas y piscinas.

Es imprescindible actuar siempre con sentido común y precaución al interactuar en cualquier espacio acuático, con especial atención a no bañarse jamás con bandera roja, tener cuidado con las corrientes de retorno y evitar acudir a playas que carezcan de servicios de vigilancia, las tres principales causas de muerte por ahogamiento en todo el planeta, recuerda 'Canarias, 1500 km de Costa'.

Consejos y recomendaciones para el baño

  1. 1

    Bandera roja, prohibido bañarse. El 80% de los accidentes en el mar se producen por no respetar el color de la bandera e, igualmente, un 80% de éstos acaban en muerte. La bandera roja significa prohibido el baño. Una bandera roja es un semáforo en rojo. No te lo saltes!

  2. 2

    Acude a las playas con vigilancia. Otra de las circunstancias que genera mayor índice de mortalidad es bañarse en playas sin vigilancia o durante la franja horaria en la que no están activos los servicios de rescate. Desde la plataforma se advierte que una playa desierta carece de socorrista y, en ocasiones, de señalización, con lo que si la seguridad del bañista se ve comprometida, no habrá un profesional que le auxilie. Por ello, en las playas en las que no exista vigilancia, extrema las medidas de seguridad y preferiblemente no te bañes en solitario. Si decides hacerlo, utiliza siempre un elemento de flotación y pregunta a los surfistas o residentes de la zona por los puntos peligrosos de la playa. Entra despacio en el agua comprobando la profundidad, evita las corrientes y nada siempre en paralelo a la orilla. Evita el baño nocturno y nunca te metas en el agua si has consumido bebidas alcohólicas o drogas.

  3. 3

    Evita meterte en una 'corriente de retorno'. La `corriente de retorno´ es otro de los principales peligros para el bañista al verse arrastrado mar adentro impidiéndole volver a la orilla. Recuerda que una `corriente de retorno´ puede tener la fuerza de diez nadadores olímpicos.Por ello, antes de meterte en el agua pregunta al socorrista, a pescadores o surfistas que conocen las corrientes de esa playa. Desconfía siempre de la zona de calma, ya que es ahí donde se genera la corriente de retorno. Siempre es más seguro el baño entre las olas de espuma blanca. Es la que utilizan los surfistas. Sólo si eres buen nadador, y te ves inmersa en ella, intenta nadar en paralelo a la orilla. Si estás en apuros y no puedes salir, no luches contra la corriente. Ahorra energía y mantén la calma. Agita los brazos para que te vean.

  4. 4

    No te conviertas en el héroe equivocado. Si estás en una playa y observas a alguien en peligro de ahogarse, mantén la calma y activa a los servicios de emergencia: llama al 1-1-2. Si las condiciones meteorológicas son adversas: fuerte viento, oleaje y corriente, no te lances a rescatar. Si decides hacerlo, nunca te metas vestido. Quítate la ropa y asegúrate de hacerte con un elemento de flotabilidad antes de entrar al agua.

  5. 5

    Un flotador en el mar, un juguete peligroso. Nunca olvides que los niños son los más vulnerables al medio acuático. Sólo hacen falta 27 segundos para que un bebé de doce meses de vida se ahogue. Si vas a utilizar algún elemento de flotabilidad, ten presente que los flotadores hinchables o manguitos generan una falsa sensación de seguridad. Debes utilizarlos adecuados al tamaño del niño, para evitar que se salgan al levantar los brazos. Y tener en cuenta que los flotadores pueden darse la vuelta dejando al niño boca abajo. Los más efectivos son los chalecos y los `churros´. Éstos últimos permiten una gran movilidad y una variedad de ejercicios para facilitar el aprendizaje del niño. Enseña a nadar a tu hijo desde el primer año de vida. Métete en el agua siempre con él. Y ojo con los resbalones en el bordillo de las piscinas. No usar flotadores en el mar. Un flotador no es un salvavidas, es un juguete. Especialmente peligrosos los que tienen forma de animal (cisnes, unicornios, flamencos, etc.), ya que su tronco y cabeza hacen de efecto vela y arrastrarán al bañista mar adentro.

  6. 6

    Si pescas en zonas rocosas, lleva un caso. Nunca olvides que los niños son los más vulnerables al medio acuático. Sólo hacen falta 27 segundos para que un bebé de doce meses de vida se ahogue. Si vas a utilizar algún elemento de flotabilidad, ten presente que los flotadores hinchables o manguitos generan una falsa sensación de seguridad. Debes utilizarlos adecuados al tamaño del niño, para evitar que se salgan al levantar los brazos. Y tener en cuenta que los flotadores pueden darse la vuelta dejando al niño boca abajo. Los más efectivos son los chalecos y los `churros´. Éstos últimos permiten una gran movilidad y una variedad de ejercicios para facilitar el aprendizaje del niño. Enseña a nadar a tu hijo desde el primer año de vida. Métete en el agua siempre con él. Y ojo con los resbalones en el bordillo de las piscinas. No usar flotadores en el mar. Un flotador no es un salvavidas, es un juguete. Especialmente peligrosos los que tienen forma de animal (cisnes, unicornios, flamencos, etc.), ya que su tronco y cabeza hacen de efecto vela y arrastrarán al bañista mar adentro.

  7. 7

    Mayores: Si, tienes frío, no te metas en el agua. La plataforma `Canarias, 1500 Km de Costa´ hace especial énfasis en sus recomendaciones preventivas a los mayores de edad. Por ello, se insiste en ser consciente de la condición y limitaciones físicas. Han de introducirse progresivamente para aclimatar antes el cuerpo a la temperatura del agua. Si siente frío, no bañarse. Se les recuerda estar bien hidratados, ponerse a la sombra, evitar comidas pesadas y no acudir a la playa a las horas centrales del día. Un infarto en el agua provoca el ahogamiento en tan sólo un minuto. Por eso clave evitar las zonas profundas y los ejercicios físicos intensos.