Una científica alerta que la contaminación está reduciendo el tamaño del pene

La posible causas serían las sustancias químicas industriales que igualmente están disminuyendo el número de espermatozoides y la fertilidad en las mujeres

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

La epidemióloga Shanna Swan y un grupo de investigadores defienden la teoría de que las sustancias químicas industriales y el estilo de vida saludable, favorecen a los problemas de la fertilidad.

En su libro titulado «Count Down», analiza la relación entre la polución y la longitud del miembro viril. Varios estudios han alertado de la reducción de la calidad del esperma por el mismo motivo.

La tesis de esta publicación es «cómo nuestro mundo moderno está amenazando el conteo de espermatozoides, alterando el desarrollo reproductivo masculino y femenino y poniendo en peligroel futuro de la raza humana», según aparece en la portada.

La doctora afirma que se trata de un efecto serio de la contaminación que no hay que tomarse a broma. Ha analizado junto a otros científicos 185 estudios en los que participaron cerca de 45.000 hombres sanos. Su conclusión es que la cantidad de espermatozoides bajó en un 59% entre 1979 y 2011.

La doctora Shannan Swan. / CAHN SCHOOL OF MEDICINE AT MOUNT SINAI

La científica asevera de que «el veinteañero promedio de hoy es menos fértil que su abuela a los 35». La situación es más palpable día a día: «En algunos países del mundo, incluidos los Estados Unidos, se está produciendo una depresión sexual masiva, debido a la disminución del deseo sexual de las personas y del interés en la actividad sexual; los hombres, incluidos los más jóvenes, también experimentan mayores tasas de disfunción eréctil».

Shannan explica que «los bebés ahora están llegando al mundo ya contaminados con productos químicos debido a las sustancias que absorben en el útero», donde expone cómo la contaminación afecta el número de espermatozoides tras analizar esta cifra en hombres sanos durante cuatro décadas.

En conclusión afirma que si no se hace nada para cambiar la situación, en 2050 más personas tendrán que recurrir a la tecnología y a las técnicas de reproducción asistida para concebir a los hijos.