Tratamientos con inductores a la ovulación / . C7

Los tratamientos con inductores a la ovulación y un estilo de vida saludable favorecen la fertilidad

Las mujeres con síndrome del ovario poliquístico (SOP) tienen un mayor riesgo de presentar una hiperplasia endometrial e infertilidad a causa de la oligoanovulación

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

La mayoría de las mujeres que sufren el síndrome del ovario poliquístico (SOP), que son alrededor del 13% de las mujeres en edad reproductiva en todo el mundo1, consiguen regular su ciclo menstrual y quedarse embarazadas tras introducir una serie de pautas y aplicar el mejor tratamiento indicado por su especialista. Estas recomendaciones médicas pasan por modificaciones en su alimentación y la incorporación de práctica deportiva en su rutina, a métodos no farmacológicos, como el consumo de suplementos de vitamina B8 y hormonales y también por tratamientos farmacológicos con inductores de la ovulación.

«La fisiopatología del síndrome del ovario poliquístico es compleja y multifactorial, incluyendo causas genéticas, medioambientales y transgeneracionales», explica el Dr. Eleazar Bravo, especialista en obstetricia y ginecología de Vithas Las Palmas y máster en Reproducción Humana por la Universidad Complutense de Madrid. «La causa principal de esta patología suele ser es el desequilibrio hormonal del eje hipotálamo – hipofiso- ovárico, que conduce a un estado de hiperandrogenismo (aumento de hormonas masculinas) ovárico y suprarrenal», detalla el Dr. Bravo, quien apunta que «una causa que desencadena el síndrome del ovario poliquístico es «el aumento de la resistencia a la insulina, que empeora con la acumulación del tejido adiposo, promovido por las causas antes descritas».

Cerca del 80% de las mujeres que presentan complicaciones para quedarse embarazadas padece esta afección.

Desequilibrio hormonal e irregularidades menstruales

Ante este desequilibrio hormonal es habitual que las pacientes que padecen el síndrome del ovario poliquístico presenten una tendencia a la obesidad, debuten con diabetes o padezcan un aumento de vello facial y corporal, así como irregularidades menstruales. En consecuencia, «las mujeres con síndrome del ovario poliquístico o SOP tienen un mayor riesgo de presentar una hiperplasia endometrial e infertilidad a causa de la oligoanovulación, esto es, una falta de ovulación producida por ese desequilibrio hormonal», tal y como describe el Dr. David Fuster, especialista en ginecología y obstetricia de Vithas Valencia 9 de octubre.

De hecho, el síndrome del ovario poliquístico es uno de los problemas endocrinos relacionados con la infertilidad de las mujeres. De acuerdo con un estudio publicado en la Human Reproduction Update de la Universidad de Oxford, aproximadamente el 80% de las mujeres que padece infertilidad anovulatoria (incapacidad para liberar óvulos y fecundarlos) sufre esta patología hormonal2.

Dr. Eleazar Bravo (Vithas Las Palmas) / . C7

Tratamientos para regular el ciclo menstrual y alcanzar la gestación

Según el Dr. Bravo, «está descrito que casi la mitad de las pacientes con SOP que acuden a consulta tiene problemas de fertilidad». El especialista insiste en que «la mayoría de las mujeres que sufren el síndrome del ovario poliquístico consiguen regular su ciclo menstrual y quedarse embarazadas tras introducir una serie de pautas y aplicar tratamiento, desde métodos no farmacológicos, como cambios en el estilo de vida (alimentación saludable, reducir peso, ejercicio físico a diario…), a medios naturales como el mioinositol, comúnmente conocido como Vitamina B8, que mejora la sensibilidad a la insulina, sobre todo la forma D-Chiro-Inositol, que es el que realiza la actividad biológica en los ovarios».

«Si la paciente no se desea gestación también es posible regular la menstruación mediante tratamiento con anticonceptivos hormonales. Sin embargo, si la mujer desea quedarse embarazada es posible tratar el SOP con inductores de la ovulación, como el letrozol o el citrato de clomifeno; para conseguirlo» detalla el Dr. Bravo, quien apunta a un reciente estudio que recoge que el letrozol mejora las tasas de gestación clínica y recién nacido vivo y reduce el tiempo para conseguir la gestación comparado con el citrato de clomifeno3.

Aun así, cuando las pacientes continúan sin conseguir quedarse embarazadas, «es posible recurrir a técnicas de reproducción asistida, como la fecundación in vitro con protocolos específicos, evitando así posibles consecuencias como, por ejemplo, el síndrome de hiperestimulación ovárica», asevera el Dr. Fuster, especialista en ginecología y obstetricia de Vithas Valencia 9 de Octubre.

Esta afección, que afecta alrededor del 13% de las mujeres en edad reproductiva, es la patología endocrinológica más común en las mujeres en todo el mundo.

Sobre Vithas

El grupo Vithas está integrado por 19 hospitales y 31 centros médicos y asistenciales distribuidos por 13 provincias. Los 11.300 profesionales que conforman Vithas lo han convertido en uno de los líderes de la sanidad española. Además, el grupo integra a la Fundación Vithas, Vithas Red Diagnóstica, la central de compras PlazaSalud24, y una participación en la Red Asistencial Juaneda, el primer grupo hospitalario de Baleares.

Vithas, perteneciente al grupo Goodgrower, fundamenta su estrategia corporativa en la calidad asistencial acreditada, la experiencia paciente, la investigación y la innovación y el compromiso social y medioambiental.