Imagen de archivo de una actividad escolar celebrada en Firgas para promover hábitos saludables. / J.C. ALONSO

Canarias introduce la figura de la enfermería escolar a través de un programa piloto

El proyecto se pondrá en marcha en el plazo de dos meses en ciertos centros de Educación Infantil, Primaria y de Educación Especial

Carmen Delia Aranda
CARMEN DELIA ARANDA Las Palmas de Gran Canaria

La figura de la enfermera escolar se implantará durante el presente curso escolar en los centros educativos públicos de Canarias a través de un programa piloto aprobado por el Gobierno regional el pasado 24 de octubre.

La orden, impulsada de forma conjunta por las consejerías canarias de Educación y Sanidad, establece que el programa piloto se aplicará en centros de educación infantil, primaria y de educación especial elegidos en el plazo de dos meses por una comisión de seguimiento creada al efecto.

Por otro lado, la orden, publicada en el Boletín Oficial de Canarias del 11 de noviembre, atribuye la financiación del programa a la Consejería de Sanidad, que aportará el personal sanitario destinado a su ejecución.

La noticia ha sido bien recibida en el colectivo de la enfermería, que llevaba años reclamando la implantación de esta figura en los centros escolares canarios. «Que el Gobierno de Canarias, a través de dos consejerías, instaure la presencia de la enfermera escolar es una muy buena noticia», señaló la presidenta del Colegio Oficial de Enfermería de Las Palmas, Rita Mendoza.

Sin embargo, el propio Colegio de Enfermería ha tomado la delantera al Gobierno de Canarias y ha puesto en marcha un proyecto propio para dotar de enfermería escolar a los centros escolares de seis municipios, tres de Gran Canaria y otros tantos de Lanzarote. «El proyecto ha arrancado inicialmente en Lanzarote y ahora estamos buscando personal en Gran Canaria», indica Mendoza que reconoce que será necesario establecer vías para coordinarse y sumar experiencias.

En todo caso, Mendoza reconoce que el Gobierno canario no ha contado con la participación del Colegio de Enfermería para la confección del programa piloto de enfermería escolar. «Deberíamos crear herramientas de evaluación para coordinarnos y calibrar los resultados», dice la portavoz provincial del gremio.

Lo cierto es que Mendoza se muestra convencida de que la enfermería escolar es «imprescindible para lograr una sociedad más justa, saludable y basada en la equidad» y recuerda que la implantación de esta figura en las escuelas está recomendada por la Organización Mundial de la Salud. Justo por ello, el colegio profesional está instaurando la enfermería escolar en los centros educativos de Agüimes, Gáldar y Santa Brígida, en Gran Canaria, y en Tías, Tinajo y San Bartolomé, en Lanzarote.

«Creemos que la inversión económica es baja para el resultado en salud que puede producir. Queremos demostrar eso con datos», asegura Mendoza, abierta a asesorar al Gobierno canario en esta materia «importante para la sociedad y la profesión».

Actuar en accidentes, investigar y educar para la salud

El programa piloto de enfermería en el ámbito escolar previsto para el curso 2022-2023 aprobado por el Gobierno regional tiene como objetivos ofrecer atención de enfermería a los escolares y actuar ante emergencias o accidentes, además de fomentar actividades de promoción y educación para la salud, mejorar la calidad de vida de los alumnos con necesidades especiales (diabetes, epilepsia, asma...) e identificar patrones de conducta , entre muchas otras tareas.

Estos profesionales actuarán en ciertos centros educativos de educación infantil, primaria y educación especial que serán designados en un plazo de dos meses por una comisión integrada por profesionales del Servicio Canario de Salud y de distintos departamentos de la Consejería de Educación.

Este grupo deberá elaborar un mapa escolar para implementar el programa, elegir los centros que se acogerán al programa, además de asesorar a los equipos directivos y centros educativos durante el desarrollo del programa.

El personal de enfermería destinado al programa deberá, además, desarrollar un proyecto de investigación en el ámbito escolar en coordinación con el resto de los enfermeros implicados en el proyecto piloto y asesorados desde una unidad de investigación que marque las principales áreas de interés.