El secretario de UGT en Canarias, Manuel Navarro (i), el responsable confederal LGTBI de la UGT, Toño Abad (c) y la responsable de Igualdad en UGT Canarias, Mirna Ortega (d). / EFE

UGT Canarias crea un área LGTBI ante «datos dramáticos» de discriminación

Una encuesta realizada a nivel nacional contempla que el 86% de las personas de este colectivo cree necesario ocultar su orientación sexual o identidad en el ámbito laboral

EFE Santa Cruz de Tenerife

UGT Canarias ha anunciado este jueves la creación de un área LGTBI ante los «datos dramáticos» que arroja una encuesta realizada a nivel nacional por el sindicato y que contempla, por ejemplo, que el 86 % de las personas de este colectivo cree necesario ocultar su orientación sexual o identidad en el ámbito laboral.

En una rueda de prensa, el responsable confederal LGTBI de la UGT, Toño Abad, ha añadido que el 40% de las personas trans encuestadas reconoce haber tenido que ocultar su identidad de género en una entrevista de trabajo para acceder al empleo mientras que un 40% asegura haber sido discriminado en procesos de acceso a un puesto de trabajo.

Se trata de una encuesta realizada por UGT a lo largo de 2020 y que cuenta con más de 3.000 entrevistas a trabajadores donde, entre otras cuestiones, un 40% de personas LGTBI preguntadas también reconoce haber sufrido violencia de algún tipo relacionada con su identidad u orientación sexual.

Esta cuestión es respaldada por el 76% de las personas no LGTBI que participaron en el estudio y que afirman haber sido testigos en algún momento de alguna forma de violencia contra el colectivo LGTBI.

Abad ha hecho hincapié en la realidad de las personas trans, que, a su juicio, «tradicionalmente han quedado fuera del ámbito laboral» porque la diversidad, ha insistido, «no ha entrado en las empresas y se ha entendido siempre como una cuestión privada».

Respecto a las personas trans, ha dicho que la ley trans estatal y la ley LGTBI que están en trámite son una «oportunidad» para canalizar demandas y consolidar cierto tipo de medidas que obliguen a las empresas, especialmente a las que tienen más de 200 trabajadores, a tener planes específicos para personas LGTBI, similares a los planes de igualdad de género.

También ha apuntado que las personas homosexuales o bisexuales a menudo se ven obligadas en su ámbito de trabajo a renunciar a ciertos derechos que les corresponden, como los permisos por adopción o el permiso retribuido por matrimonio, para no tener que revelar que se han casado con una persona del mismo sexo, llegando incluso a a casarse en periodo de vacaciones para no pedir esa licencia.

Asimismo, Abad ha afirmado que han estudiado más de 1.200 convenios colectivos y solo tres de cada diez tienen cláusulas específicas relacionadas con los derechos de este colectivo, si bien ninguno de ellos contemplaba la realidad de las personas trans «pese a que este grupo de personas tiene necesidades específicas que atender».

Preguntado por los sectores laborales donde la discriminación hacia el colectivo LGTBI es más evidente, Abad ha señalado que en aquellos s ectores más «feminizados» como la educación o la sanidad, las personas LGTBI reciben menos violencia que en otros «masculinizados» como la industria o la construcción.

«Hay determinadas situaciones en la promoción profesional muy basadas en los estereotipos y muchas veces a las personas LGTBI no nos toman en serio, se nos reconoce como personas confiables, nos tachan de superficiales y todas esas construcciones sociales», ha reflexionado Abad, que ha denunciado que se dan casos de personas LGTBI que no solo no promocionan en su carrera profesional sino que se les paga menos.

Negociación colectiva

Además, la responsable de Igualdad en UGT Canarias, Mirna Ortega, ha apuntado que constituyen ese área LGTBI en Canarias «sin perder la esencia y razón de ser del sindicato como es la lucha por los derechos de las personas en el ámbito laboral».

Ortega ha abogado por utilizar la negociación colectiva como « piedra angular« para lograr una s ociedad más justa e igualitaria y contribuir al avance social de las personas LGTBI.

«Habrá que realizar un trabajo intenso sobre las medidas a plantear para favorecer el desarrollo personal y profesional del colectivo LGTBI y prevenir y combatir el acoso en el ámbito laboral», ha dicho.

Por su parte, el secretario general de UGT en Canarias, Manuel Navarro, ha asegurado que para un sindicato de clase las dificultades que las personas LGTBI tienen para acceder a un puesto de trabajo crean «una infelicidad asombrosa» y que, por ello, a las organizaciones laborales también les compete la consecución de la felicidad de las personas.

«Las personas somos felices cuando controlamos nuestra propia vida y no somos presas de una sociedad troglodita. Nos preocupa mucho los prejuicios y promesas que la extrema derecha tienen respecto a la lucha por la igualdad entre las personas», ha declarado. EFE