Imagen de archivo de un comedor de un centro escolar de Gran canaria. / JUAN CARLOS ALONSO

El 25% de escolares canarios tiene becas comedor, pero hay más familias pobres

Save the Children señala en un informe la necesidad de cambiar el sistema para llegar a más escolares vulnerables y pide extender el servicio de comida a los institutos

Luisa del Rosario
LUISA DEL ROSARIO Las Palmas de Gran Canaria

Canarias en la comunidad con mayor cobertura de becas comedor alcanzando a un 25% del alumnado de Infantil y Primaria, pero no llega a todas las familias vulnerables que lo necesitan, que son el 28%. Así lo pone de relieve el informe 'Garantizar comedor escolar sano y gratuito a toda la infancia en riesgo de pobreza' que presentó ayer Save the Children con datos del curso 2019-20.

Las ayudas de comedor escolar en España llegan solo al 11,2% del alumnado de infantil, primaria y ESO cuando la pobreza infantil está en el 27,4%. Las disparidades de cobertura entre comunidades van del 1,9% en Murcia al 25,2% en Canarias y únicamente en Euskadi cubren a todo el alumnado en riesgo de pobreza», destaca el estudio. De esta forma, añade, habría «1.085.378 niños, niñas y adolescentes sin ayuda».

Una renta por debajo de 554 euros al mes

Además la ONG pone el acento en que para acceder a las becas comedor en su cuantía máxima en Canarias es necesario tener una renta por debajo del umbral de la pobreza.

En concreto en las islas se concede a familias de cuatro miembros con ingresos por debajo de 554 euros al mes y, además, estas ayudas son de concurrencia competitiva, es decir, cuando se agota la partida destinada no se amplía, por lo que muchas familias se quedan fuera.

Solo el 5,7% recibió una ayuda en el confinamiento

Save de Children también apunta a que durante el primer año de la pandemia se sustituyó la beca comedor por las tarjetas para comprar alimentos en los supermercados o por la entrega de comida elaborada en buena parte de las comunidades, pero según los cálculos de la ONG, «solamente el 5,7% del alumnado -la mitad de los becados de comedor- se benefició del servicio en esos meses».

Las diferencias entre comunidades son también netamente apreciables cuando se compara el importe medio que cada región invierte cada año por estudiante en ayudas de comedor. Lista en la que Canarias aparece como la segunda comunidad que más invierte con 74,90 euros, solo por debajo de Euskadi (1.208,77 euros) y casi cuatro veces más que Madrid, que se queda en los 22,55 euros. La media nacional es de 44,47 euros.

Menos comedores en los centros públicos

Con respecto a los tipos de centros que ofrecen el servicio de comedor el informe de Save the Children destaca que en España este servicio «se ofrece con más frecuencia en centros concertados y privados que en los públicos, a pesar de que estos últimos escolarizan a la mayoría del alumnado vulnerable».

«Más grave», se lee en el informe de la ONG, «es en los centros de Secundaria, donde menos de uno de cada diez institutos públicos ofrece comedor, mientras sí lo tienen nueve de cada diez centros privados que ofertan Educación Secundaria Obligatoria. Esto significa que los adolescentes de 12 a 16 años que acuden a centros públicos no tienen en su mayoría ni siquiera la posibilidad de acceder», lamenta.

En el 9,5% de los centros de Secundaria en Canarias

En Canarias ofrecen servicio de comedor el 94,9% de las escuelas infantiles públicas, el 77,8% de los centros públicos de Infantil y Primaria y solo el 4.9% de los institutos y centros de Secundaria. En los dos primeros parámetros las islas están por encima de la media (64,9% y 72,5% respectivamente), pero se queda a la mitad en el tercero (9,5%).

Euskadi es el territorio en el que más centros ofrecen comedor a su alumnado copando el 100% de las escuelas infantiles, el 78,5% de Infantil y Primaria y el 68,5% de Secundaria.

Objetivo: comedor para cada escolar en situación de pobreza

Save the Children pide establecer como objetivo «garantizar comedor escolar gratuito a cada niña y cada niño en situación de pobreza» en España aprovechando fondos europeos, al tiempo que «priorizar la construcción de comedores escolares y cocinas en los institutos de secundaria públicos».

La ONG entiende que existe un problema de obesidad y sobrepeso infantil que afecta particularmente a menores de familias con menor renta al tiempo que fomentar el comedor escolar «es menos estigmatizante que el reparto de alimentos y da pie a una intervención integral de acompañamiento socioeducativo a la infancia en riesgo de exclusión».