La consulta del... Dr. Pablo M. Ruiz Hernández

«La mayoría de arritmias no impiden correr»

29/12/2018

El responsable de la Unidad de Arritmias, Electrofisiología y Estimulación Cardíaca de Hospital Perpetuo Socorro resalta los beneficios que correr, en particular, y el deporte, en general, proporcionan a la salud. Los efectos positivos sobrepasan los riesgos que pueden producirse practicando ejercicio físico

— ¿Qué es una arritmia?

— Las arritmias son trastornos del ritmo cardíaco normal. Si son rápidas se denominan taquiarritmias, y si el corazón va demasiado despacio, bradiarritmias. Actualmente existen multitud de fórmulas de tratamiento para mantenerlas controladas.

— ¿Son frecuentes ante deportes como el running?

— Los corredores muy entrenados presentan un riesgo mayor que la población general de padecerlas, pero habitualmente son benignas, de buen pronóstico y no precisan de un tratamiento específico. Sin embargo, y pese a ello, lo cierto es que los beneficios que correr en particular y el deporte en general proporcionan a la salud sobrepasan los riesgos que pueden producirse haciendo deporte, hasta el punto de que la mortalidad es más elevada entre aquellas personas que no practican ejercicio físico.

— ¿Qué síntomas pueden alertar de su existencia?

— Los mareos con esfuerzo, y sobre todo la pérdida de consciencia, lo que llamamos síncope, deben alertar y se debe consultar a un médico. Otros síntomas serían la sensación de ahogo, palpitaciones rápidas y las molestias torácicas. Estos síntomas pueden aparecer en cualquier momento, tanto practicando deporte como en estado de reposo. Si surgen durante el esfuerzo se debe parar la actividad inmediatamente y acudir a un especialista.

— ¿Y se debe dejar de correr?

— La mayoría de las arritmias no impiden correr una vez se ha diagnosticado y el tratamiento permite mantener controlada la alteración. Ocasionalmente puede ser necesario cesar la actividad algunas semanas. Así pues, en general no es necesario abandonar este deporte, especialmente a nivel aficionado y para carreras tan asequibles como la HPS San Silvestre, con seis kilómetros de un recorrido de exigencia no elevada y un objetivo principal solidario.

— ¿Cómo se tratan?

— El tratamiento depende de cada caso en concreto. A veces es suficiente con el cese temporal de la actividad deportiva. El uso de medicamentos suele ser el primer paso para tratar de controlar la afección, aunque algunos casos requieren intervenciones, que realizamos de forma mínimamente invasiva.