«Correr puede prevenir problemas gastrointestinales»

22/12/2018

Si se realiza un esfuerzo excesivo, mal ejecutado o en momentos inadecuados (por ejemplo justo después de comer) correr puede llegar a provocar molestias gastrointestinales, pero en general los beneficios superan a potenciales problemas y el ejercicio moderado puede ayudar a prevenir enfermedades graves del aparato digestivo.

— ¿Cómo afecta correr al aparato digestivo?

— Todo depende de cada persona, la intensidad y las condiciones en las que se practique. En general si se realiza un esfuerzo excesivo, mal ejecutado o en momentos inadecuados, por ejemplo justo después de comer, puede llegar a provocar molestias gastrointestinales. Pero en general y en la mayoría de la población sus beneficios superan a potenciales problemas y el ejercicio moderado puede ayudar a prevenir enfermedades graves del aparato digestivo y contribuir a evitar molestias habituales.

¿Cómo cuáles?

— Asimismo, el incremento del metabolismo que provoca y la mejora del tono muscular acelera el proceso digestivo y previene el estreñimiento. De hecho, y según el Colegio Americano de Medicina Deportiva, los ejercicios de tipo aeróbico son los más adecuados para la mejora del tránsito intestinal y entre los mismos destaca el running, junto a caminar a buen ritmo, montar el bicicleta, nadar o hacer elíptica y remo.

¿Qué otros beneficios presenta?

— Son diversos los estudios que muestran relación entre el ejercicio físico regular y un más eficiente y rápido paso de alimentos, gases y residuos fecales a través del tracto gastrointestinal. El ejercicio físico en general y el running en particular puede mejorar la digestión y el control del hambre, lo que junto a la quema de grasas que provoca, contribuye a evitar el sobrepeso y la obesidad.

¿Por qué?

— Porque con una carrera moderada es posible incrementar la frecuencia cardíaca y esto da como resultado una mayor irrigación de sangre en el aparato digestivo y activación de las hormonas que realizan la digestión, que de esta forma se hace más sencilla, mejorando asimismo el tránsito en el colon y la función del intestino, ayudados asimismo por la mayor fuerza de los músculos que rodean al aparato digestivo.

¿Ante qué patologías puede resultar una buena fórmula de prevención?

— Puede contribuir a prevenir los cálculos biliares o la diverticulosis y reducir el estrés y malestar que acompañan al síndrome del intestino o colon irritable, la acidez o la gastritis. Asimismo, mantener un peso adecuado es importante de cara a trastornos como el reflujo gastroesofágico, aunque correr de forma muy intensa durante largos períodos de tiempo puede perjudicarlo. También es beneficioso frente al riesgo de padecer cáncer de colon.