Apunta con un arma a varios guardias civiles en Ingenio

La Guardia Civil de Agüimes detuvo este miércoles a un hombre de 34 años y con antecedentes policiales, como presunto autor de un delito de atentado contra agente de la autoridad, al amenazar a los agentes en primera instancia con un arma simulada y, tras soltarla ante los requerimientos de los agentes, atacarlos con una piedra.

CANARIAS7 / LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

La Guardia Civil del Puesto Principal de Agüimes, en Gran Canaria detuvo este miércoles a un hombre de iniciales S.M.V., de 34 años de edad y con antecedentes policiales, como presunto autor de un delito de atentado contra agente de la autoridad, al amenazar a los agentes en primera instancia con un arma simulada y, tras soltarla ante los requerimientos de los agentes, atacarlos con una piedra.

La actuación policial comenzó en horas nocturnas, cuando la Guardia Civil recibió el aviso de varios vecinos de la Calle Constitución Española sobre un hombre que desde la vía pública estaba gritándoles amenazas, incumpliendo además las medidas de confinamiento del Real Decreto de Estado de Alarma sanitaria. Cuando los agentes localizaron al hombre en cuestión, en las cercanías de un parque, éste les apuntó con una pistola, lo que unido a las horas nocturnas y la mala iluminación, motivó que los agentes no pudieran reconocer que fuera real –posteriormente comprobaron que era simulada- y sacaran sus armas reglamentarias, advirtiendo en repetidas ocasiones que arrojara su arma al suelo y depusiera su actitud.

Valorando la situación y dentro de las normas de actuación policial regidas por la congruencia, oportunidad y proporcionalidad, y al ver que el varón no cesaba en su actitud de apuntarles con la pistola mencionada, uno de los agentes realizó un disparo al aire para tratar de amedrentarlo, que inmediatamente arrojó la pistola al suelo para recoger una piedra y acto seguido acometer y atacar a los agentes, que tuvieron que reducirlo usando la fuerza física.

El detenido fue juzgado este jueves en juicio rápido en el Juzgado de Instrucción número 1 de Telde, en funciones de guardia, y fue condenado como autor de un delito leve de lesiones, otro de daños, otro de amenazas y otro de resistencia a los agentes de la autoridad. Solo por el delito de amenazas que conlleva pena de cárcel, se le pusieron 4 meses de prisión que tendrá que cumplir por qué tiene antecedentes penales. El resto de las condenas se solventaron con una multa, además de la prohibición de acercarse a los agentes y abonar una indemnización por los daños a los vehículos las lesiones y los desperfectos causados a los transmisores de los agentes, según confirmaron fuentes judiciales.